lunes, 14 de enero de 2008

Ser madre

 


 Una de las cosas más difíciles a las que me he enfrentado y tooodo lo que me queda, es la aventura de ser madre. Dejas muchas cosas de lado que antes te parecían importantes y empiezas a pensar en otras que antes jamás se te pasaron por la cabeza. La cosa más sencilla para cualquiera puede convertirse en un mundo y siempre te estás planteando si lo estarás haciendo bien. En mi caso por partida doble...Cuando el hijo es pequeño, tomas decisiones sin poder contar con su opinión y cuando crecen...uf! su opinión puede ser tan diferente a la tuya que es casi más peligroso.La mayoría de las madres hacemos las cosas con el instinto, me pregunto si con eso es suficiente.Los hijos deberían venir con un manual de instrucciones, y en mi caso con uno para un solo usuario, pues la cosa cambia mucho cuando es uno solo el que tiene que sacarlos adelante, y el que no haya pasado por eso no puede casi ni opinar. Sólo espero que el mío, mi hijo, cuando sea mayor, sepa valorar todo eso y si me he equivocado en algo, me perdone.Las satisfacciones también son  casi exclusivas y eso alienta...!mucho! se genera una complicidad que supongo es para siempre y que si cambia en algo por lo menos te queda el sabor de boca de esa alegría en su cara cuando te mira y muchas otras cosas que para describir necesitaría un montón de horas!


 Y puestos a hablar de madres, voy a aprovechar para felicitar a la mía que el viernes está de cumple.


 


 


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario