viernes, 14 de marzo de 2008

Acloparse

Su amor no era sencillo


Mario Benedetti






Los detuvieron por atentado al pudor.  Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse. En realidad, su amor no era sencillo.  Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia.  Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales.


 


 


¿ Y qué hay sencillo? me pregunto yo...A veces nos parece que todo es sencillo y lo es, o no lo es, en ocasiones pasa al contrario. El ojo, el prisma con el que miramos las cosas es la clave: cuando estamos felices todo parece fácil, lo sentimos así y actuamos así. Te parece que cualquier obstáculo es un canto al que puedes darle una patada. Saltamos el muro como si fuera un juego de comba.Miramos atrás y las penas son menos penas y miramos al futuro como con una bola de cristal donde todo es positivo para nosotros y parece que está muy claro.


En ocasiones cualquier cosita pequeña nos hace sentirnos mal, culpables, inapropiados, indecisos, vulnerables, soeces,absurdos, ridículos...y cuando pensamos cual fue el motivo que nos arrastró a esa estúpida sensación nos damos cuenta de que no tiene sentido...como echar de menos a cachito aunque sepas que estará bien, que volverá pronto y que eres tu el que eligió que se lo llevaran ( me remito al blog de mi padre, leedlo: http://www.jesusramos.es/2008/03/trefacio-los-nietos-y-el-cuade.html#comments ) O como cuando nos tomamos mal algo que no tiene la más mínima importancia ( y a cenas de lucha de cena o sin cena me remito...)Y también cuando debiste hacer una llamada para dar una explicación y se te olvidó hacerlo...cuando debiste pedir disculpas por algo y  no lo hiciste o lo hiciste tarde ( aunque nunca es tarde...)


Lo verdaderamente importante es darse cuenta a tiempo y disfrutar de cada momento, como el mío ahora, mi momento contigo( http://es.youtube.com/watch?v=OpQQUkVsmys ) El resto memeces.


Y si te confundes, equivocas o metes la pata, saber pedir disculpas y dejarse llevar por toda aquella marabunta de buenos momentos, de risas, complicidad y promesas. Saber esperar al hijo con los brazos abiertos y tomar carrerilla para SALTAR!! Y AMAR así con letras de las grandes...


El hombre y la mujer de Benedetti lo hacen bien, se acoplan porque se quieren...


                          Summer Garland -  Jean Frean


 


 



1 comentario:

  1. Suerte, suerte, suerte, tiene aquel que te hace sentir tantas cosas, y suerte si tiene tu perdón o te lo pide o te lo da. Suerte, te deseo también!

    ResponderEliminar