domingo, 16 de marzo de 2008

Te espero

 


 Hace tan sólo una semana que te fuiste y me parece que fue una eternidad, con tu olor pegado por todos los rincones de la casa, y tu ropa colgada de la cuerda aún. Se que la distancia será algo bueno cuando volvamos a vernos, pero duele el recuerdo de tus gritos en la soledad de nuestro hogar. Tengo en mi cabeza como un martillo golpeando tus ojitos negros a los que no puedo negarles nada cuando lloran .Me invade un miedo absurdo de que no recuerdes mi voz cantandote nanas en lo oscuro de tu cuarto azul, ni mi olor a casa en mi regazo, ni las risas en las mañanas sobre la cama. Todo se quedó como tu lo dejaste al irte y no soy capaz de mover nada, ni la pelota que estorba cuando sales y entras de la sala. Tu mascota me pregunta por ti cuando me mira y no se qué decirle pero sabe que volverás y está esperando, igual que yo. Y no me preocupa otra cosa que este sentimiento tan grande de desgarro, porque se que estás atendido en cinco estrellas. Pero deseo con toda el alma abrazarte y fundirme contigo en ese abrazo que sabe a bizcocho mojado en chocolate una tarde de domingo con lluvia. Te quiero hijo, y te espero... 


                                                                                    

Mi pequeño tesoro
se halla escondido
entre el valle y el monte
que hay en mi ombligo.
mi pequeño trocito de gloria
es el alba que alumbra
una nueva historia.

mi pequeño tesoro
quiere ver cosas,
y por él me despliego
como una rosa.
mi pequeño trocito de vida,
es un ángel que viene a mí
de puntillas. tengo cinco razones
para quererte,
una atada a mi espalda
y otra a mi suerte,
y las tres que me quedan,
son tu sonrisa,
tu ternura sin falta
y otras delicias
 (Presuntos Implicados)
 La Noche de los Pobres -  Diego Rivera


No hay comentarios:

Publicar un comentario