miércoles, 16 de abril de 2008

Tu piel.

Tu piel, desde hace días sin explorar: como un valle abrupto, salvaje, como tierra labrada para cultivo,  para mí. Tu piel estaba esperándome, cada pedacito, cada espacio. Un paraiso de pecas, un baño de frescor, tan fina  Y yo tímida, olvidada, bagabundeando por cada rincón...feliz ante el rencuentro de los días. Cansados y entregados, nerviosos como niños inexpertos. Tu piel y mi piel de nuevo...


 


                         Tras el baño Lámina giclée por Edgar Degas


http://es.youtube.com/watch?v=AHEYP6Uqc1U



No hay comentarios:

Publicar un comentario