lunes, 5 de mayo de 2008

Tesoros

 


Verle crecer es algo maravilloso: disfrutar de él como disfrutamos, y con el dolor de saber que es efímero ( ahora vendería mi alma la diablo para que siempre fuera como hoy). Es un orgullo como una daga en el pecho que se retuerce y clava cada día un poco más hasta el punto en el que sabes que no sabrías vivir ya sin ese sentimiento. Ser madre es genial. Felicidades a todas las afortunadas como yo...


Y si además estos sentimientos puedes compartirlos con alguien, mejor. Y si ese alguien es como tu, mejor. Y si podemos creer y hacer porque cada día nos equivoquemos menos y nos queramos más, será perpetuo. No es dejar pasar las cosas, ni la riña fortuita, es aprender del otro todo lo que podamos aunque a veces duele, es inevitable. Y es así porque estamos y nos amamos tanto, si no, no  dolería y además, daría igual. Pero hay amor de cinco estrellas, eso seguro. Y estar así, con mis dos tesoros, como estos días es maravilloso, cuántas veces podemos repetirlo? Tenemos toda la vida, que no se filtre como por papel, ni se nos escape por entre los dedos, que quede para siempre como el sol que está ahí, y nos acompañó haciéndonoslo más fácil. Que sigamos viéndole crecer juntos hasta el final. Gracias, os quiero a los dos.


http://es.youtube.com/watch?v=Oa0bN_0I4Sc


 


 


                 



1 comentario:

  1. Primero pedir perdón a ratón, por si no hago una traducción literal de sus palabras, pero creo que si las juntamos con las mías sonaría algo así, ambos te amamos, necesitamos y queremos ver amanecer cada día sabiendo que tú estas ahí. Yo también os quiero a los dos.

    ResponderEliminar