miércoles, 25 de junio de 2008

26 de junio

 


 Mañana es el Aniversario de mis padres, 32 años casados!! qué envidia y qué bonito, no? A mí me gustaría. Son el ejemplo claro de que cuando dos personas se quieren vale la pena perdonarse lo que haga falta, luchar cada día por hacerlo mejor, dejar a un lado orgullo, rencor y cualquier sentimiento negativo que no conduzca a nada y mirar hacia un futuro en común...todos los matrimonios tienen altibajos, todos evolucionan de una forma u otra y segura estoy de que a veces, lo que les úne ahora no tiene nada que ver con lo que les unía cuando decidieron casarse,pero lo importante es echar la vista atrás y ver todo el camino andado; es como cuando haces el camino de Santiago: hay etapas  preciosos de entusiasmo y otras muy duras de calor,sed, ampollas y desánimo pero si tienes claro que lo que quieres es llegar todo lo malo se va olvidando y cuando lo consigues es muy gratificante. A mi me parece un buen ejemplo. Aquí en la resi tengo matrimonios de viejecitos que vienen a pasar sus últimos años con nosotros. A veces les ves que se pelean como si tuvieran 20 años pero produce mucho placer ver como se quieren y son incapaces de prescindir uno del otro como dos agapornis. Es realmente envidiable...


 En cualquier caso espero que los 32 de mis padres se multipliquen por muchos más para que sigan viendo crecer a su familia y que sean muy felices con todo aquello que emprendan juntos. FELICIDADES!! Os quiero mucho!


                        



 

 



1 comentario:

  1. Gracias María. Es cierto, dos personas coinciden en el camino. Son distintas, a veces muy distintas, cada cual con sus virtudes y sus defectos, sus manías, sus ideas, sus gustos...pero empiezan a coincidir en lo básico, en lo importante, en el amor. A veces se toman decisiones individuales que agreden al "contrario", pero, no importa, se traza un camino, se genera una ilusión, se superan los inconvenientes y se sigue adelante. Porque en cada momento estamos eligiendo y la pregunta interesante es ¿merece la pena?, luego se pone en la balanza y, si hay amor, la respuesta es afirmativa.
    En estos 32 años hemos contado con la ventaja de teneros a vosotros que habéis sido, y sois, el gran proyecto de nuestra existencia. También hemos tenido baches pero no han sido suficientemente importantes para hacernos caer; al contrario, los hemos superado con más proximidad, con más cariño y, sobre todo, con más honestidad hacia vosotros.
    Hemos intentado transmitiros los valores más profundos para que encontreis la felicidad, y ¡nos sentimos orgullosos de vosotros!
    Tú nos has regalado la felicidad que sentimos de tener con nosotros a Pablo; dentro de poco tendremos a Ángel, ojalá dentro de 32 años ellos se acuerden de sus abuelitos con el cariño que vosotros lo haceis hoy y que también se sientan orgullosos de pertenecer a nestra familia. Nosotros, si estamos, haremos lo posible para demostraros ¡cuánto os queremos!. Besos.

    ResponderEliminar