jueves, 3 de julio de 2008

Ingratitud

 No hay nada en esta vida como ser agradecidos y es increíble lo poco que cuesta a veces demostrarlo. Cuando haces algo por pequeño que sea y los demás lo ven y no son capaces de agradecer, me llevan los demonios...hoy me pasó con una trabajadora y me dieron ganas de extrangularla: resulta que está de baja desde hace dos años ( interrumpidos en el medio por falta de argumentos en el tribunal médico) Parecía que ahora sí se iba a jubilar ( se queja de problemas de espalda). Mi sorpresa es que llego hoy y me trae la cartera un certificado del Ministerio de Trabajo diciéndome que dicha trabajadora ha de incorporarse inmediatamente a trabajar. Ella dice que se niega y después de hablar con un abogado me llama hoy llorando y me comenta que se incorporará mañana mismo. Intento tranquilizarle y le digo que si prefiere venir a la limpieza ( cuyo puesto me pidió ella hace unos meses antes de darse de baja como suloción a no coger tanto peso) que a mi no me importa, y me contesta que encima que tiene que venir que si le voy a bajar de categoría...increíble!!, qué injustos podemos llegar a ser a veces cuando no miramos más que nuestro propio ombligo...en fín que todavía a estas horas no se si mañana me " sobrará" una auxiliar convaleciente o una limpiadora orgullosa...uyssss...


 


http://es.youtube.com/watch?v=uO_vFuzPJvc,


(...)NEAR, FAR, WHEREVER YOU ARE,
I BELIEVE THAT THE HEART DOES GO ON.
ONCE MORE, YOU OPENED THE DOOR.
AND YOU'RE HERE IN MY HEART.
AND MY HEART WILL GO ON AND ON(...)


 


(...) CERCA, LEJOS, DONDEQUIERA QUE ESTÉS,
CREO QUE TU CORAZÓN AÚN SIGUE.
UNA VEZ MÁS, ABRISTE LA PUERTA
Y ESTÁS AQUÍ, EN MI CORAZÓN.
Y MI CORAZÓN SEGUIRÁ Y SEGUIRÁ.(...)

                                       



1 comentario:

  1. "Haber elegido muerte!" Me dice mi socio cuando nos pasan cosas así. Mi consejo es que no te lo tomes como algo personal. Yo no soy capaz de asumir este consejo y se pasa fatal, no merece la pena.

    Saludos,

    J

    ResponderEliminar