miércoles, 6 de agosto de 2008

mi Norte

Cuando no encuentro el Norte en el trabajo, en el comer, en el reir, en el charlar...pienso en mi hijo. Me imagino cómo será de mayor, qué cosas serán las que piense, si algún dia se dará cuenta de las cosas que tuve que dejar de lado por él...cuando estoy triste o perdida en dudas que nada tienen que ver hoy con esto que escribo, pienso en mi hijo y duele menos: le veo en la playa sentado en la arena jugando con el cubo y la pala, o peleando contra el miedo de las olas; cuando estoy cansada, nostálgica, él viene y me pregunta, como antes, por tí...no supe qué contestar: cómo explicar a un niño de dos años el porqué de los mayores, los motivos que tienen para unirse y separarse, quizás es que me cueste entederlo incluso a mí. Pero él lo llena todo es como una escultura rococó en la que cada espacio está cubierto por una roseta cualquier icono. Ahora que estoy rodeada de bebés es cuando me doy cuenta de lo que he andado sola, lo duro que ha sido y la felicidad tan grande que resulta  ver el camino lleno de obstáculos cuando lo peor ya pasó. El resto el tiempo, que es sabio, dirá lo que tenga que decir.


 



 


http://es.youtube.com/watch?v=08hmDsjrWeg



1 comentario: