martes, 13 de enero de 2009

Famillia

Hay cosas a las que les vamos dando importancia a medida que nos hacemos mayores: cosas que cuando éramos jóvenes ni pensábamos. Ahora me llena de orgullo ver crecer a mi hijo junto a mi sobrino, por ejemplo. Lo de pensar en cómo va creciendo mi familia, lo que serán cuando sean mayores, lo que nos recordaran cuando les faltemos. Creo que en el lago de sentimientos y percepciones en el que me hallo, ser mamá y tía es lo mejor del mundo. Hoy tuve el placer de experimentar yo solita lo que es estar con los dos: cómo se reían y se miraban y tanta ternura cuando se está cerca de ellos.
El tiempo pasa deprisa, mañana Ángel cumple 6 meses, dentro de poco le veré correteando con mi cachito que será un hombrecito…Felicidades gordocho! ( como te diría mamá)

No hay comentarios:

Publicar un comentario