martes, 24 de febrero de 2009

Disfraces


El recurso del disfraz siempre me ha gustado: hacer de alguien que en realidad no somos me parece muy divertido. A veces nos gusta disfrazarnos de superhéroes como si afrontar algunos días no fuera suficiente aún si tener superpoderes, capa y antifaz. Otras nos gusta transgredir,ocultar una sonrisa triste como la del payaso que llora, o simplemente llamar la atención.

Este año disfracé una vez más a Pablo y disfruté mucho con ello. Le puse el traje que le había comprado en Marruecos hace ya algo más de un año, y estaba muy simpático: con sus ojitos negros y su tez morena, su delgadez y su gran sonrisa...

jueves, 19 de febrero de 2009

Menguante

TRISTEZAS DE LA LUNA
Esta noche la luna sueña con más pereza,
Cual si fuera una bella hundida entre cojines
Que acaricia con mano discreta y ligerísima,
Antes de adormecerse, el contorno del seno.
Sobre el dorso de seda de deslizantes nubes,
Moribunda, se entrega a prolongados éxtasis,
Y pasea su mirada sobre visiones blancas,
Que ascienden al azul igual que floraciones.
Cuando sobre este globo, con languidez ociosa,
Ella deja rodar una furtiva lágrima,
Un piadoso poeta, enemigo del sueño,
De su mano en el hueco, coge la fría gota
como un fragmento de ópalo de irisados reflejos.
Y la guarda en su pecho, lejos del sol voraz.
(Charles Baudelaire)

sábado, 14 de febrero de 2009

viernes, 13 de febrero de 2009

Educación.

En los momentos más difíciles la paciencia es la única arma: te veo ahí sentadito, con los ojos puestos en ninguna parte, las manos cruzadas sobre la mesa y el plato delante como si fuera un fantasma frío que no llama lo más mínimo tu atención, que incluso a veces miras de reojo como para quitarte el miedo...y el miedo me rebota a mí, hace una vuelta de boomerang y me llega hondo: la impotencia de querer dar un grito, de llorar, esconderme o salir corriendo y tener que sacar lo mejor de mí para resultar convincente y poder ver que pinchas una vez más con el pequeño tenedor un pizca de comida minúscula, tan minúscula y ridícula que ni se nota su ausencia en el plato. Las horas se multiplican igual que los alimentos y se hace eterno, sólo quiero acabar y pienso porqué no puedo hacerlo mejor. Cuando estoy a solas no paro de darle y vueltas y lo peor es que no hay vueltas que darle a algo que no depende sólo de mí, y lo que es peor depende de un ser pequeñito al que no puedes explicarle cosas como que si no come no crecerá con normalidad, que se sentirá débil al aldo de otros de su edad. Que depende de que yo me lo tome con calma y a él le apetezca porque sí o quizás no...qué difícil!
En el cole no ayudan mucho, al niño poco y a mi nada: ejercen una presión que les interesa logicamente, y que lejos de ayudar, angustia. Gracias a Raúl, a Mabel y a mamá por vuestro apoyo y por recordarme que las mamás "no son seres perfectos que siempre saben cómo actuar por el simple hecho de amar"
Esta semana, como otras muchas, creo que no levanté los ojos del suelo: me pase todos estos días mirándo para él. Unos días con fiebre, otros rebeldía e inapetencia. Para colmo y como colofón firmé mi testamento. La idea surgió para apartar al progenitor en caso de que me ocurriera algo, de todo lo que es mío por derecho y con esfuerzo mío y de mi familia, y en ese caso de mi hijo. Una vez más eché mano de mi padre, bueno de mejor dicho de mi PADRE, con mayúsculas. Gracias una vez más, nadie mejor para defendernos. Te quiero.
http://www.youtube.com/watch?v=IAkaVaQo9uc, para papá y para Pablo.
http://www.youtube.com/watch?v=gqJnnfPQXZ0 para " las mamás"
http://www.youtube.com/watch?v=yhvy56lZkQ8 a TÍ

lunes, 9 de febrero de 2009

Santa Águeda







Se oye llegar a la dulzaina, como todos los años, acompañando a las Mayordomas. Coreses se viste de fiesta, sus mujeres de colores. Santa Águeda recorre sus calles y las Habas verdes y el Petaco llegaron para celebrarlo. Las hermanas de la Cofradía tienen todo listo: de los baúles sacaron los trajes hace días para que se marchara el olor a meses guardados y antipolillas. Mesas llenas de “ bollos de hoja” y “ roscas de aire”, “comunes” y magdalenas. El licor café que no falte y las avellanas al bolsillo.
La Vara ya está en casa, el año próximo lo celebraremos por todo lo alto, para gusto de mi abuela; espero que los meses que nos quedan no nos lleven la ilusión y que la Santa de las mujeres proteja a las que tiene ahora más cerca.

A Santa Águeda me voy
Que lo tengo prometido
Que me deje a mi la teta
Y el pezón a mi marido

Míralas por dónde vienen
Por el pozo “ La Morana”
Míralas por dónde vienen
Las águedas coresanas.

lunes, 2 de febrero de 2009

Tambores al papillote

De vez en cuando la vida nos pone las manos delante de los ojos y no vemos dónde pisamos. Nos cegamos y nos movemos por impulsos; nos dejamos llevar por sensaciones sin pensar demasiado en lo que tenemos delante de las narices. Nos perdemos muchas cosas. A veces tenemos la suerte de empujar esas manos y mirar, y no dejamos que la vida nos ponga una zancadilla sin por lo menos verla a la distancia.
Entonces ocurre que de vez en cuando la vida nos besa en la boca y a colores se despliega como un atlas y nos damos cuenta de que no hay manos que puedan hacer que no veamos lo que se nos pone delante. Y te levantas un día y resulta que te esperan con la mesa puesta llena de manjares, un redoble de tambores a las siete en punto en mitad del mundo y tostadas para desayunar. Y no es menos una partida de juegos, una declaración de amor naranja, o una peli en el sillón. Lo importante es tener los ojos bien abiertos para ver el conejo salir de la chistera y que el sueño no sea tan escurridizo como para que si no lo andamos de puntillas y pisamos fuerte, no se rompa el hechizo nunca.