sábado, 28 de marzo de 2009

Mamá gata


Hay días en los que parece que no pasan las horas, con ropa sin doblar, cansancio y sueño acumulado...la mañana soleada escarbando en la tierra para darle color; la tarde de lluvia y sobre todo la ausencia...
Y en un día que bien podía haber sido uno más, algo de vida apareció en uno de mis armarios, en el jardín. Una gatita callejera aprovechó un espacio en una de las baldas y cuidaba allí de cinco preciosos gatitos. La vi por aquí rondando, pero nunca pude imaginar tal cosa. Hoy, al sacar mis "aperos" de jardinería los encontré. Lástima que no podrá verlos Pablo, se asustó y cuando quise darme cuenta se los había llevado al sentirse descubierta, cómo somos las madres! En cualquier caso, espero que estén cobijados en algún sitio seguro, no para de llover.

http://www.youtube.com/watch?v=lq2I28ieaS8

No hay comentarios:

Publicar un comentario