martes, 7 de abril de 2009

Plenilunio, otra vez.

Otra vez la Luna: me aterra, me espía, me atemoriza con su sola presencia. Otra vez la Luna, redonda y entera me hace sentir pequeña y me angustia cuando me siento grande. Otra vez la Luna, tan blanca, tan lejana, me suscita intrigas, me hace susceptible a las plabras, me presiona. Otra Luna, o la misma Luna otra vez, como cada mes...esta vez me verá apasionada y me crecerá, no pienso dejar que me haga irascible y llorona. Y dientes y garras sacaré de mujer lobo...otra vez la Luna, pero distinta. Quizás nos vamos haciendo amigas, quién sabe...

http://www.youtube.com/watch?v=bJXRicu4n28

1 comentario:

  1. jo nunca hubiese pensado que la luna llena resutlase inquietante. a mí, me encanta...y ya grandota, reflejada en el mar de noche, me parece LA visón nocturna, la que te ilunima de camino a casa, en el coche, en las calles en verano...(¿eres consciente de que me acabas de dar otra idea para el blog, verdad?)
    besos!!

    ResponderEliminar