martes, 5 de mayo de 2009

Tiempo

El paso del tiempo, a veces, genera nuevas espectativas, puertas que se cierran y dan paso a otras que se abren: no hay nada imposible ( gracias!). Pero el tiempo también nos trae en su espera la temible frialdad de las emociones hasta llegado un punto en el que lo vivido y dejado atrás, parece un extraño sueño de esos que al recordar nos ponen un nudo en la garganta similar al de una corbata apretada; y otras una sensación de indiferencia dañina que nos hace replantearnos hacia dónde vamos en cada segundo. Sigo mi camino, o lo procuro, arañando de mi tiempo segundos para ser más feliz con o sin las personas que había soñado días atrás. Sigo mi camino y, acertaré o no pero vale la pena emplear más tiempo en seguir buscando lo que necesito sin mirar atrás...demasiado pesadas son mis nostalgias como para soplar cenizas ajenas. Como dije hace meses" ningún momento es lo suficientemente bueno como para que después tengamos que soportar uno malo ".
http://www.youtube.com/watch?v=Tp3P7UGz4j4, Moore en Julio en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario