jueves, 18 de junio de 2009

Basura


Somos lo que comemos, y lo que consumimos, pero claramente somos lo que desechamos, lo que tiramos…
Supongo que encontrar belleza en un cubo de basura no es tarea fácil, pero mi teoría de la belleza, de las pequeñas cosas, me arrastra a veces incluso a los sitios más recónditos…quien me conoce de veras, lo sabe.

Un cubo de basura o mejor aún, una montaña es el más maravilloso ejemplo de vida: recuerdo antes de nacer mi hijo, cuando vivía sola tardaba dos o incluso tres días en llevar mi bolsa al contenedor. Desde que está él hay que sacarla a diario. Y cuando vienen mis amigos a casa: una sensación genial aunque requiera el esfuerzo del paseo, es el de levantarme y ver aquellas botellas vacías, las bolsas llenas de bolsas y restos de compañía, de risas, de diversión, de cariño. Una casa donde no nace basura es que está vacía…

La basura que más me gusta es la del día de Los Reyes Magos. Si se piensa con frialdad es consumo por consumo, pero si se piensa en todos aquellos niños que hay detrás de aquella basura, es genial. Me encanta sacar mis cajas vacías y encontrarme el envoltorio de una bici, o de una sillita de paseo de muñecos, una cocinita, un peluche…todos quieren las mismas cosas. Los contenedores están rebosantes de juegos, de alegría y de ilusión, de la infantil y de la otra, de la que se comparte con ellos…

Cualquiera sabe que encontrar una flor en un montón de basura es complicado, aunque ¿no son bonitos esos ramos que a veces tiramos porque ya están secos? Cuando veo uno en el contenedor me da mucha envidia, o nostalgia: un ramo en el cubo es el símbolo claro de un “ te quiero” un “ enhorabuena” o un “ lo siento”, aunque esté marchito, aunque las palabras que lo acompañaban también lo estén…fueron.

La basura es el rastro de nuestra felicidad, de buenos momentos, de un pasado que se pudre. Pero también de algo muy nuestro que durante un tiempo formó parte de nuestras vidas.

1 comentario:

  1. nos vamos: de los lugares, de las personas, de la vida.
    nos vamos aunque no queramos, porque en la condición del hombre esta el salirse,el escapar, el caer...
    Aunque lo llamemos curiosidad, ambicion,inquietud...
    nos caemos toooodo el rato. caemos de la infancia a la adolesciencia, de la adolescencia a la edad adulta, de la edad adulta a la vejez...siempre de mal en peor.
    hasta que un día no nos volvemos a levantar.

    lo único que queda es lo que dejamos atrás. Quizás, por eso los ojos van delante, y el culo detrás.
    Para que así, si andamos como dios manda, no veamos el rastro que vamos dejando: para poder imaginarnos el color de nuestras obras.

    pero hay personas que ven, mas allá de sus ojos. Que saben que la belleza toma el color que quiere, no el que nuestras orejeras le deja.

    Ojos que valen más que los demas. Curioso, por que se las puede renococer: sucorazón está mas pegado a sus ojos que el nuestro.
    Quizás por que es más grande.

    ResponderEliminar