lunes, 1 de junio de 2009

Calor


El calor es uno más cuando puede tocarse con las manos.

El sudor: gotas frías que emanan de uno para dejar de pertenecernos. Son nuestra parte de mar que se sale empujada por el Sol en nuestra piel.

Nada más sensual que un cuerpo frente a un ventilador...o que dos cuerpos amándose y desaciéndose como relojes de Dalí.

Ha llegado el calor, la alegría del olor a bronceado. Sandalias de colores, helados gélidos en bocas sedientas y paseos sin oxígeno buscando las sombras.

Pero, me gusta el calor: te despiertas en mitad de la noche con la gota que chorrea por la espalda y que te hace sentir que no estas solo...me gusta no estar sola, aunque mi compañía sea el calor: todas las compañías traen lo mismo.


1 comentario:

  1. Gotas.
    De esas que crean la ilusión de camino. Por la piel , cuando resbalan.
    No hay caminos en el aire, y por mucho que nos empeñemos ,tampoco en la piel.
    Esa hay que descubrirla, explorarla cada vez.
    Como un tesoro, que no se deja descubirir sin haberlo perdido, antes , cada vez.
    Como un laberinto que renueva su provision de muros.

    Nunca duran demasido los caminos en la selva.
    Hay que renovarlos cada día.

    ResponderEliminar