martes, 16 de junio de 2009

Manos


Manos, estas con las que escribo.


Manos, con las que sujetaba las sábanas cuando naciste; con las que te sostengo en mis brazos; con las que te mecía para que no llorases en la soledad a la que me vi arrastrada; las manos que dejaron escapar lo que más quería; manos para alimentarte, para regañarte y educarte, para levantarte todas aquellas veces que te caías… Manos que calman. Manos para acariciarte y limpiarte las lágrimas las de hoy y las de mañana.


Manos, esas con las que siento.


Manos para quererte; manos para tomar otras manos y apretarlas. Manos para quemar las yemas amando. Manos a veces vacías y ahora llenas. Manos abiertas, manos limpias, manos sinceras…


Manos, esas con las que me expreso.


Manos blancas; puño al viento. Manos firmes, manos de victoria. Manos arriba, manos escondidas. Manos sucias, mano negra. Apretón de manos. Manos para despedirme y para saludar. Manos para trabajar. Manos unidas. Manos para el arte. Pero también manos para herir…


Manos, mis manos…

1 comentario:

  1. Seguramente, el castigo de dios a Eva fue, es: una línea dura, delgada, que une la belleza con el dolor.

    El castigo al hombre fue, es: la envidia en unas manos vacías.

    ResponderEliminar