viernes, 28 de agosto de 2009

Reencuentros

Los reencuentros siempre saben muy dulces. Cuando uno viaja se marcha ilusionado con todo aquello que le espera; pero cuando uno deja lo que más quiere, en algún momento de su viaje quiere volver y esa sensación hace que valoremos aún más los reencuentros.
http://www.youtube.com/watch?v=Fdy0qPeZta4

domingo, 23 de agosto de 2009

Lejos

Que bueno es recordar cuando sabe dulce el recuerdo...que lejos estoy de vosotros, que luz tiene todo aqui y como os echo de menos...
Cientos de personas se agolpan por todos sitios: mezclan colores y olores de sitios distintos de distintas madres, de distintas tierras. Y viven en comun una ilusion, la de prosperar y poder pensar que tuvo sentido marcharse un dia...
La amabilidad de la gente que vive aqui me ha dejado sorprendida, embriaga un tanto y te da como aire, gusta.
Pero aun a pesar de la simpatia agena, no dejo de acordarme de lo que es mio, de lo que me espera: nostalgia de amor, nostalgia de hija y nostalgia de madre.

jueves, 20 de agosto de 2009

NY

Los rascacielos se quedan chiquitines cuando quieres rascarlos todos para llegar a lo mas alto. Luz, color, olores diferentes, brillo, energia y muchas ganas de seguir. No tenemos vertigo, llevamos paracaidas. El Arco Iris esta menos alto, mas cerca. Os llevo a todas partes...

martes, 18 de agosto de 2009

Distancias

Distancias: las marcamos por necesidad o para encontrarnos al otro lado del mundo queriendo conocer. Las obligadas duelen, las otras también…
Las primeras son como un desprendimiento de una hacia otra parte, esperando siempre noticias. Las más duras son cuando no son medibles pero están para recordarnos que eso que amamos o que teníamos está ahí cerquita, pero es inaccesible.
Las voluntarias son más dulces aunque las despedidas sepan amargas. Las buscamos, pagamos incluso por ellas pero también desquebrajan.
Ahora las distancias que voy a marcar son absolutamente voluntarias: no puedo dejar de viajar, es como un vicio sano que te lleva a despedidas continuas y a valorar el regreso como “ El Regreso”. Se me hacen necesarias, es como cuando le cambio el agua a la pecera…
Y quizás a veces sepan más dulces y quizás a veces sepan más amargas. En esta ocasión escogí la mejor de las compañías: una gran amiga, de las que puedes elegir para esto y de las que se eligen solas cuando las necesitas.
Pero en esta ocasión la distancia, en kilómetros que no en otra cosa, es más amarga que en otras: dejo dos amores con los relojes llenos de arena pegoteados hasta que vuelva; ¡a qué poco sabe el tiempo cuando es robado de cualquier rincón del día! Horas de insomnio para que sean más largas me llenan la mochila de ojeras. La vuelta no se hace tan dura cuando la maleta huele a ropa usada y a manchas de otras salsas, si sabes que te estarán esperando con los brazos abiertos, o con las maletas preparadas…
http://www.youtube.com/watch?v=syxGGxT7_2Y
http://www.youtube.com/watch?v=2-K9QBR1uXc

jueves, 13 de agosto de 2009

Quijote


(…)” Ni yo engendré ni parí a mi señora, puesto que la contemplo como conviene que sea una dama que contenga en sí las partes que puedan hacerla famosa en todas las del mundo, como son hermosa sin tacha, grave sin soberbia, amorosa con honestidad, agradecida por cortés, cortés por bien criada, y, finalmente, alta por linaje, a causa que sobre la buena sangre resplandece y campea la hermosura con más grados de perfeción que en las hermosas humildemente nacidas( …)”
( Don Quijote de la Mancha Segunda parte)

Así defiende Alonso Quijano a su Dulcinea en la Segunda parte de la novela Cervantina.
Y tengo yo mi Quijote particular a diario: en frente de mi mesa, siempre esperándome. Será invención de su imaginación senil como la del caballero, o será que ve en mí alguna cualidad de esas de antaño, de las que no ven los caballeros de hoy en día por la calle; o quizás y más probable será que mi L.Filiberto ( que el nombre no es tan novelesco), no tiene a nadie quien le acompañe al banco a sacar para sus tabacos, ni a nadie que se preocupe de que lleva la corbata torcida, ni a nadie quien le llame cuando le pica la garganta, o quien le escriba o visite. Y supongo que será triste sentir que una desconocida, que ya no lo es tanto, sea quien se preocupe de esto y otras cosas hasta tal punto que pueda confundirse el amor con el agradecimiento.
Y cómo dejarle sin compañía y sin conversación si en sus gestos sólo hay dulzura cada mañana para acompañarme. Qué miserables somos y con qué poco hemos de conformarnos en la mayoría de las ocasiones.
Ebanista y “asturianu”, eso dice él. Pero sobre todo un alma vieja y un corazón lleno de energía para creerse enamorado de quien pudiera ser su nieta, y sólo de “ oídas” como Don Quijote a su Dulcinea…Apartado de toda actividad pero resucitado de vagabundear por las calles viendo molinos de viento montado en una vieja bicicleta. Y ahora que es más Alonso que caballero cree haber encontrado el amor.
Me siento afortunada de su respeto y de la ingenuidad de sus intenciones.


lunes, 10 de agosto de 2009

Policromía


Me levanto por las mañanas con el púrpura de tu ausencia; el color de la magia y el misterio que entraña tu niñez. Que me lleva a la nostalgia de no tenerte e inventarte en tus espacios, los tuyos.
Entro en tu habitación azul, llena de serenidad: con ese desorden que engancha y encapricha pero que relaja porque es tenerte.
Y quizás desayunar sin verte rodeada ahora de este Sol de agosto y este verde que hemos creado juntos para nuestro disfrute; intacto, sin pelota y sin juegos, esperándote.
Pero entre nostalgias de colores, de olores y de músicas que me traen al recuerdo tus ojos cuando te fuiste, rebosantes de lluvia, encontré un Arco Iris. Uno que le da luz a los días de esperarte: un amarillo que me carga de energía, un rojo que me llena de pasión y como resultado un naranja que me completa con una ilusión inusual ya en mí últimamente. Un naranja que se va tornando dorado y cálido, como todo lo que enriquece.
Un Arco Iris al fondo de la calle, justo antes de cruzar al otro lado. Que se dobla y se desdobla en el cielo y llena mis días de policromía.
http://www.youtube.com/watch?v=n-FOiXRFTtE

domingo, 9 de agosto de 2009

Sintonía

La expectación que te produce lo desconocido a veces nos lleva a situaciones violentas, a nervios a traspiés…pero en otras ocasiones descubrimos almas con un secreto gemelo al nuestro : el de las ganas de vivir.
Hay paseos que son caminar para llegar a algún sitio; pero hay otros que son dejarse ver en lo más hondo con la única intención de gustar.
Hay veces, que nos sentimos como si todo lo que está debajo de nuestros pies se tambaleara; pero otras en las que una tiene los tejados de un Madrid abierto a casi cualquier cosa, con un viento que te hace sentir libre para hablar de la Luna.
Las muchedumbres nunca fueron mi plato fuerte, pero en ocasiones entre la gente que te empuja alguien te pide robado un beso y sientes como si cada una de las personas que están ahí formaran parte del decorado.
Y es que, cuando uno menos se lo espera, van y te sorprenden con más ganas de las que llevas encima, para ser feliz.
Las casualidades no existen, son sintonía…

http://www.youtube.com/watch?v=CDYzaC3LJeU

sábado, 8 de agosto de 2009

Como un hielo.


Frío, escurridizo, en mis manos: como un hielo, que gotea, se deshace…Frío en una noche de bochorno que escurre por la espalda y por debajo del cabello.


Hielo fino en mis labios, para calmar mi sed de estío. Agua helada por mi cuello .


Hielo como una bocanada de frescor tintineante que abrasa y chirria en mi boca. Que molesta
pero gusta, que juega con los dedos y se va convirtiendo en agua y después del frío en nada.


martes, 4 de agosto de 2009

Empeño

A veces nos empeñamos en que cosas que no tienen sentido lo cobren, como si fuera tan fácil. Hay cosas que cada vez me cuesta más controlar y situaciones en las que jamás creí que me vería me veo inmiscuida como por casualidad. Lo importante es sentirse bien.
Casi siempre le he robado a la espontaneidad su turno pues peco de intentar controlarlo todo por pura búsqueda de la perfección: de un tiempo a esta parte he llegado a la conclusión de que no existe; ahora sólo me queda aprender a vivir con su ausencia.
Pero empeñarse y empeñarse es perder el tiempo: una cosa es la tenacidad y otra darse con los cuernos en la barrera hasta que te quedas clavado y no hay quien se atreva a desenclavarte…
Supongo que lo peor de todo es que en esa búsqueda de la perfección yo misma me pierdo y soy tan exigente con los demás como conmigo misma. Y lo más curioso es que cuando lo consigo pierdo todo el interés por la belleza del logro y miro para otro lado, como si necesitara retos…huyo de cualquier rutina que me haga sentir que pierdo el tiempo en actos sucesivos: ¿por qué repetir nada si se puede hacer de forma distinta? Los conformistas a esto le llaman suicidio: ¿por qué no repetir algo que nos provoca satisfacción? Supongo que si repetimos y repetimos nos perdemos sensaciones nuevas igualmente satisfactorias: huyo de cualquier tipo de conservadurismo. Será el momento en el que me encuentro o quizás cada vez me creo menos que la vida es para los que se aferran, no es más fácil, pero sí más cómodo. ¿Infelicidad perpetua? ¿ Inadaptación ? En cualquier caso me siento bien.
http://www.youtube.com/watch?v=MVFj-_SDIHE

lunes, 3 de agosto de 2009

Compartir

Compartir: compartir escenas vividas y desconocidas buscando una mueca, un gesto donde esté nuestra alma. Compartir imágenes que nos conduzcan a un mundo que quedó atrás y que lo dice todo de nosotros mismos. Compartir espacios a oscuras, llenos de preguntas y de risas. Compartir ese tiempo mágico que hay entre lo que termina y lo que empieza, esas horas robadas al sueño para soñar unas manos. Compartir una voz que queremos nuestra por tenerla más cerca y acorta distancias: las de los desconocidos. Compartir un universo de palabras que crean un todo y se inventan lo que somos.
Y la Luna, sigue creciendo…compartir una Luna.