lunes, 10 de agosto de 2009

Policromía


Me levanto por las mañanas con el púrpura de tu ausencia; el color de la magia y el misterio que entraña tu niñez. Que me lleva a la nostalgia de no tenerte e inventarte en tus espacios, los tuyos.
Entro en tu habitación azul, llena de serenidad: con ese desorden que engancha y encapricha pero que relaja porque es tenerte.
Y quizás desayunar sin verte rodeada ahora de este Sol de agosto y este verde que hemos creado juntos para nuestro disfrute; intacto, sin pelota y sin juegos, esperándote.
Pero entre nostalgias de colores, de olores y de músicas que me traen al recuerdo tus ojos cuando te fuiste, rebosantes de lluvia, encontré un Arco Iris. Uno que le da luz a los días de esperarte: un amarillo que me carga de energía, un rojo que me llena de pasión y como resultado un naranja que me completa con una ilusión inusual ya en mí últimamente. Un naranja que se va tornando dorado y cálido, como todo lo que enriquece.
Un Arco Iris al fondo de la calle, justo antes de cruzar al otro lado. Que se dobla y se desdobla en el cielo y llena mis días de policromía.
http://www.youtube.com/watch?v=n-FOiXRFTtE

No hay comentarios:

Publicar un comentario