jueves, 3 de septiembre de 2009

El Muro de Berlín


Hay barreras que caen continuamente y puentes elevadizos que salvan a los castillos ante los ataques.
Me pregunto cómo pudo levantarse un muro de hormigón que separara a familias, a amigos, y mantenerlo en alza 40 años… Es como la torre de Babel en la que todo el mundo hablaba pero no se entendía nada. Y esto, irremediablemente me lleva a otros muros: los que construimos para no dejar pasar el viento, para no enamorarnos o para no perdonar. Al final es falta de comunicación igual y lo hacemos sin cesar.
Yo me fui a ver cómo se había caído un muro y sin quererlo, levanté otro. Sólo la estupidez humana puede dejar que pasen estas cosas, y sólo la inteligencia y el corazón pueden derrumbar piedras construidas donde aún no había cimientos para hormigón. O quizás cada día sea un poco más ilusa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario