jueves, 10 de septiembre de 2009

Sangre

Cuando sufrimos, nos reclinamos hacia el centro de todo, hasta nuestro ombligo.
Cuando vemos que los pilares y cimientos de todo aquello en lo que creíamos se tambalean como rendido ante un tsunami, nos dedicamos a buscar en las páginas amarillas de nuestro pasado, o en nuestras fotos; para recordar quién éramos.
Cuando vivimos pasajes con los que no contábamos, cuando no nos llegan los dedos para contar desilusiones, cuando todo aquello que nos pareció superficial un día nos rodea y asfixia, nos enroscamos y la sangre lo soluciona todo, todo lo hace más sutil, más delgado, menos profundo. Son nuestras raíces y las de los que nos anteceden: no hay nada como la familia; nada como esa unión a veces incómoda y siempre sacrificada que es como el aceite, que siempre deja un rastro y queda por encima de todo.
El desgarre que produce una ausencia de sangre o una decepción de ésta es incomparable con nada y el vacío no se puede henchir con nada. Ni se quiere.
Y algunos la niegan, rechazan o eluden. Pero cuando sufrimos, nos reclinamos hacia dentro, hasta el ombligo y tiramos de la sangre para que duela menos. Siempre hay alguien que nos escucha.


http://www.youtube.com/watch?v=3pfphdFRsVA

1 comentario:

  1. Me llama mucho la atencion la forma de escribir conoser otra cultura a difeente se nota mucho por la manera de expresar las emociones y sentimientos realmente mexico esta muy lejos de llegar a ser un pais de 1er mundo k triste pero bueno quiero hacer mi luchita a pesar de todo pero bueno ese es otro tema perdon por desviarme jejejejeje

    Lo que logro interpretar de la entrada por k en algunas cosas aun quedo algo confuso pero tienes rason siempre hay kien nos escuche entre otras muchas cosas mas bueno solo pasaba dar mi comentario me pasare mas seguido por aqui asta la siguiente entrada

    ResponderEliminar