viernes, 16 de octubre de 2009

Bombones


Hay momentos que son como comerse un chocolate: un bombón que metes a la boca sin saber qué te tocará al morderlo. ..la sorpresa es lo mejor, ya lo decía Forrest. Lo que está claro es que casi siempre lo que está por dentro es mucho mejor incluso que el chocolate de fuera. En ocasiones hacemos trampa y miramos por debajo de la caja para romper la sorpresa : “ chocolate con leche relleno de praliné y avellana”. Y ya no hay duda. En este momento, no quiero mirar la caja: meto el chocolate en la boca y lo disfruto, sin más. Es maravilloso, me gusta. Tienes que quedarte unos instantes saboreando para poder averiguar y estoy descubriendo lo grata que es la sensación: no se puede querer tener todo controlado siempre…espero que no sea adictivo.




2 comentarios:

  1. CASI TODO LO QUE GUSTA ES ADICTIVO NENA ;-) BSS

    ResponderEliminar
  2. La improvisación generalmente nos da miedo. Pero últimamente estoy descubriendo que tal vez no sea mala idea "tirarse a la piscina" alguna vez. La vida no es una cuadrícula.
    Besitos.

    ResponderEliminar