lunes, 12 de octubre de 2009

Compartido


Tenerte así, a medias: compartido pero sin partir, sin tenerte cuando te comparto, es una de las cosas más duras que he sembrado y a las que me he tenido que enfrentar. Quizás el no tenerlo preparado así, haberte planeado algo distinto es lo que lo hace más difícil. No lo sé.
El caso es que aún me cuesta pensar que no estás en algunos ratos, esos en los que parece que lo único que veo son tus cosas por todas partes.
Y creo que el origen de esta necesidad es cómo nos hemos ido acostumbrando el uno al otro : llegaste a mi vida, le diste la vuelta a todo, cambiaron mi orden de prioridades y las cosas que creía importantes.
Ahora que te vas haciendo mayor crecen también mis miedos, esos a los que me enfrente cuando nos quedamos solos: a veces creo que no sé si sabré seguir y que lo que me parecía complicado ahora lo parece más porque lo entiendes todo y parece que todo lo escuchas; y siento que me miras con desconfianza cuando vuelves y que te vas asustado: son segundos, pero es como si se cortara el aire y no pudiera respirar.
Ahora estás aquí y la casa recobra vida: hay juguetes por todas partes y he de estar pendiente de lo que haces en cuanto no te oigo o te veo. Es una de las 7 maravillas del mundo: el helado, ir de compras, las flores, las cañas con los amigos, hacer el amor, bañarse en el mar y cuando Tú vuelves a casa…
http://www.youtube.com/watch?v=Wbr5Dk5gy-s

1 comentario:

  1. Sigues teniendo esa música que engancha. Gracias. Os quiero mucho. X cierto, vaya fotón!
    Jss

    ResponderEliminar