lunes, 9 de noviembre de 2009

Laoconte


Cuánto podemos equivocarnos cuando nos equivocamos…En ocasiones nos empecinamos con una idea y no somos capaces de darnos cuenta de que estamos como un hámster: dando vueltas en una rueda sin sentido y con el único propósito de no salir ni a comer pipas…
Lo malo, es cuando le hacemos daño a todos aquellos que nos quieren. Nuestras decisiones a veces son más relevantes de lo que creemos e implican a la gente y entonces todo se complica…
Además tengo comprobado que cuando haces las cosas sin pensar en los demás, en los que te quieren, te acabas equivocando y arrepintiendo. Si es así no es tan malo, todos tenemos derecho a errar, lo difícil es cuando no dejamos que nos ayuden, cuando nos equivocamos y no lo vemos y forzamos las cosas como un Laoconte…ahí no hay remedio….
No hay nada que no tenga solución, nada, sólo querer dejar la rueda para siempre.Habrá otras ruedas, seguro, pero ya estaremos preparados.
En cualquier caso cuando nos ponemos al otro lado de la barrera, las cosas se ven con más claridad.

http://www.youtube.com/watch?v=eDhOEqNau1E

3 comentarios:

  1. Totalmente deacuerdo María!! cómo nos empecinamos a veces, verdad? ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¿ Como se puede hacer algo con pasion y a mitad de camino tener la frialdad de rectificar ?

    Laoconte no estaba equivocado, aunque es cierto que perdio lo que mas queria por una vehemencia desenfrenada, por una pasion descomunal, por amor a su pueblo.

    Nunca escribo el remite en el sobre,
    por no dejar mis huellas.

    ResponderEliminar
  3. Da igual, amigo. Podemos equivocarnos pero lo más importante es saber que nos hemos equivocado y rectificar, casi todo en la vida tiene solución, no crees? lo importante es ponerle pasión...

    ResponderEliminar