viernes, 11 de diciembre de 2009

Espera

Esperar siempre es amargo. A veces esperamos una noticia y sea buena o sea mala esos momentos perdidos siempre nos llevan a lucubraciones absurdas que nunca se hacen realidad y que duelen tanto si lo son como si las inventamos: al fin y al cabo todo lo que se cuece en nuestra imaginación es tan nuestro y está tan vivo como si fuera real.
Esperar a alguien sin tener la certeza de que llegue.
Esperar a que llegue el momento para hacer algo, para que suceda algo…es una letanía que cada vez se me hace más cuesta arriba. Soy una impaciente sin remedio.
Y eso, que soy la misma que siempre dice que mientras esperas vives una especie de estímulo agradable con tinte a incógnita que te produce una sensación indescriptible. Para casi cualquier cosa, me cuesta ser impredecible…
http://www.youtube.com/watch?v=stFnXxzx75I

3 comentarios:

  1. Es lo malo de los que somos puntuales, nos toca esperar siempre :)

    Besos, sosona

    ResponderEliminar
  2. el que espera... desespera!!!!!!! yo tb soy impaciente crónica... y tenemos más cosas en com´ñun. Ya halbaremos, te leo, y me gusta! una foránea que pasaba por aquí.

    ResponderEliminar