domingo, 31 de enero de 2010

Ventana

Anoche la Luna tocaba la tierra. Me lo habían contado, como un cuento, pero nunca la imaginé tan cerca.
Parecía que uno podía tocarla con los dedos, jugar, pero desgraciadamente estas sensaciones pertenecen siempre a esa sugestión a la que el otro día también me refería.
Verla desde aquella ventana era un privilegio, iluminándolo todo: hacía mucho que creí que no volvería y allí estaba de nuevo. Esta ocasión era diferente al resto y mantuve el tipo, pero me costó: la afindad se mascaba en el ambiente, supongo que siempre estuvo ahí, a un lado, con la música y con los secretos y con un millón de cosas más...
La Luna que tocaba hoy la tierra me ha invitado a mirar, estaba insultantemente bella y me ha costado fijar la mirada sin sentir algo de miedo, algo de inseguridad, algo de nostalgia.

http://www.youtube.com/watch?v=AnFxAnbJD8A

sábado, 30 de enero de 2010

El Diablo se vestió de Prada


Calles llenas de gente caminado para todas partes: en el tren, en el metro, por las aceras, en los cafés…
El frío: el frío se pegaba a la piel, se calentaban las manos bajo los soportales, sentadas en aquella mesita tan chic, tan made in Italy.
Las tres desafiando a la nieve, a las bolsas, a las excasas horas, al café amargo sin nombre, a hoteles con ventanón y sin alfombra.
Lasaña, envidiada, deseaba: un libro de sabiduría.
Y mucha onda, mucha clase, el estílo por la piel a borbotones…con risa, toda la risa. Osobucos en salsa de cansancio y broches a diez mil dando vueltas ( lo más pequeño de la tienda, no nos daba para más) A él le vimos en la puerta, eso sí es una suerte.
El diablo se vistió de Prada, los pies arrastrados por el asfalto, botas camperas para alcanzar al water y chocolate caliente en el retraso.
Mejor imposible…¿podemos repetir?

http://www.youtube.com/watch?v=5nAw9S95ZS4


viernes, 22 de enero de 2010

Sugestión.


El poder de la sugestión es un misterio: ser capaces de viajar en el espacio y en el tiempo, subirnos el ánimo simplemente haciendo un esfuerzo, recordar una situación mordisqueando un pedacito de queso o escuchando una canción. Es una forma más de mi ansiado ( y creo que cada vez más compartido), “teletransporte”: viajar a través de estímulos tanto intencionados como los que nos llegan al subconsciente de forma involuntaria o provocados por otros.


En ocasiones dos, o incluso más personas, comparten esta sugestión entrando en una especie de, llamémosle, trance: un sueño donde lo sugerido es fruto absoluto de la imaginación o de pedacitos de vida traídos a la mente para inducirnos a un mundo hipnótico, seductor, atractivo, fascinante…
Si la sugestión es auténtica, anula tu voluntad.

martes, 19 de enero de 2010

Bolsillos

Qué gusto da cuando después de muchos días rebuscando en los bolsillos de la nostalgia se recupera un objeto que dábamos por perdido.
Ayer, después de muchos días buscando y cuando estaba a punto de dar por perdido algo a lo que le tenía muho apego, metí la mano, eché “ de tripas corazón”, tiré de recuerdos, y sopesé cosas buenas y malas…el hallazgo, casi una sorpresa después de tantos días. La búsqueda me resultó tan agotadora como reconfortante.
Gracias por volver mi niña. Te quiero.
http://www.youtube.com/watch?v=nvumAvZIaGI

sábado, 16 de enero de 2010

Isla

Me desperté por la noche con los llantos. No había Luna, otra vez echandola de menos y eso que había decidido no quererla…
Cerré los ojos y volví a ver pasar todas las imágenes juntas, las de mi pesadilla: los niños en los arcenes de las carreteras, los pillos corriendo por todas partes con las camisetas ocultando su pilleria; aquellos cascos azules armamdos sin pestañear, compunjidos, pálidos. Los hombres más fuertes con los pies llenos de barro arrastrados entre los cascotes…mujeres llorando comida, muertos amontonados por todas partes…un país entero con cien mil ojos puestos y sin un Dios que los visite, desde hace mucho tiempo.
Y al otro lado playas y gente bebiendo hasta el amanecer. Tomando el Sol, comiendose la vida…
La cara y la cruz de una triste moneda.
Después de unos segundos asomada en la ventana buscando mi Luna como si fuera importante, con el frío amueblando mi nariz y despertando mis neuronas, recordé que todo aquello no lo había soñado: mis ojos eran unos ojos más; la desgracia era tan real como aquella gélida noche de desvelo.
Pobres personas, pobre isla, pobre mar podrido.
http://www.youtube.com/watch?v=TTMTyY2Fov4

lunes, 11 de enero de 2010

Palabras

Las palabras son un arma que mal dichas pueden desatar una guerra, hacer firmar una Paz, o atravesar el corazón de una persona:

El que tiene su control, tiene un cuchillo, una almohada, un pasillo lleno de puertas abiertas o un paraguas. Cuántas veces hemos sufrido por culpa de los silencios.
Personalmente tiendo a apretujarlas todas cuando me enfado: seis años de carrera utilizados para vencer en las luchas dialécticas… vomitar palabras tampoco sirve de nada. Quizás agotamiento.

Pero qué necesarias son a veces, cuando nos hacen daño: esas palabras alentadoras de quien nos quiere bien; ese perdón aunque sea a mitad de voz o al oído…y qué pocas veces lo oímos.
En qué pocas ocasiones nos molestamos en explicar, en desenredar los malos entendidos y qué ejercicio tan sano es.

Los silencios, por el contrario, nos llevan a pensar situaciones, que en la mayoría de los casos, si estuvieran llenos de palabras las completaríamos con imágenes, y nos serían más favorables de lo que nuestra imaginación puede o quiere entender. Pero es duro escucharnos con sonido, dejar que sea nuestro corazón el que hable sin tapujos, e incluso hay personas que se sienten más débiles con las palabras en los labios y se cobijan en silencios muy tristes, en pensamientos que se ahogan en su mente, sin darse cuenta de que nadie sabe nada de nadie si no es capaz de expresarse.

No me gusta adivinar lo que los demás quieren. Uso las palabras, aunque, no siempre utilizo las que más me gustan.
http://www.youtube.com/watch?v=CTdFBpMGFe0

martes, 5 de enero de 2010

Si tuviera tres añitos



Si tuviera tres añitos hoy estaría pensando en si mi carta, aquella que escribí hace días con mi mami, habría llegado a su destino.
Si tuviera tres añitos estaría en este momento nervioso, recién bañadito y cenadito, preparado para la noche “ más corta del año”.
Si tuviera tres añitos estaría rememorando todas las noches que dedicamos a mirar una y otra vez (hacia delante y hacia atrás), la revista de los juguetes…
Si tuviera tres añitos apretaría fuerte los ojos para que mañana fuese hoy. E intentaría agudizar mis oídos para oír los ruidos de los camellos bebiéndose mi agua , y las cajas de regalos resbalar por el suelo.
Si tuviera tres añitos estaría lleno de ilusión porque mañana es uno de los días más felices de la vida de un niño.

Y, aunque no tengo tres añitos, esta noche y mañana, posiblemente, para mí también sean unas horas llenas de ilusión y de nervios: merecen la pena las colas, la hucha rota, los agobios de los centros comerciales, el papel de regalo por todas partes…porque compartir estos días con mi niño, de tres añitos, es simplemente único.
Así que a todos aquellos que tienen la suerte de poder vivir todavía este cuento que nos hemos inventado para ellos, quiero desearles que lo vivan con todas las ganas, que lo disfruten con intensidad: es magia, es la ingenuidad hecha valor y no se puede comparar con nada.


lunes, 4 de enero de 2010

Almas encontradas.

Almas gemelas que andan por ahí buscándose, y que se reúnen en fiestas, en cenas, en cines o en cafés.
Así me siento cuando estoy con vosotros, con mis amigos. Como si almas gemelas nos juntásemos para hablar de mil cosas, para “ brunchear”, para regalarnos…un placer hecho horas un domingo después de la marabunta de las uvas, las guirnaldas y el cava. Y después de días de desasosiego creyéndome perdida sin recordar el camino a casa. He vuelto.Y en días en los que la cuenta está a cero, me permito la licencia de volverlo a intentar: almas gemelas, o quizás complementarias, por descubrirse, a fuego lento tras las Orientales y los vidrios de colores ( como decíamos ayer ( que dice el poeta), lo pondría: un guiño).
http://www.youtube.com/watch?v=B8SVDn34vVQ

domingo, 3 de enero de 2010

"Donde viven los monstruos"


Se me había olvidado que cuando tenemos miedo inventamos un monstruo. Que cada miedo tiene el suyo. Que hay algunos que creemos que sabemos o podemos echar y hay otros que no: que se quedan y conviven con nosotros en nuestro día a día…supongo que es la mejor opción…
Pero los mostruos también tienen sus miedos, también se ponen tristes y a veces tampoco quieren vivir con nosotros.
Hay varias opciones, pero lo más importante es la tolerancia y no ser tan exigentes: podemos tener miedo a cosas a las que incluso, ya no temíamos. Es echar al monstruo para que después regrese. Pero no hay que olvidar que los monstruos los creamos nosotros, y que el final de los cuentos puede depender de nuestra imaginación; hacer bueno al monstruo y llevarlo lo mejor posible. A veces se nos hace tan nuestros que nos cuesta separarnos de nuestros miedos...