sábado, 30 de enero de 2010

El Diablo se vestió de Prada


Calles llenas de gente caminado para todas partes: en el tren, en el metro, por las aceras, en los cafés…
El frío: el frío se pegaba a la piel, se calentaban las manos bajo los soportales, sentadas en aquella mesita tan chic, tan made in Italy.
Las tres desafiando a la nieve, a las bolsas, a las excasas horas, al café amargo sin nombre, a hoteles con ventanón y sin alfombra.
Lasaña, envidiada, deseaba: un libro de sabiduría.
Y mucha onda, mucha clase, el estílo por la piel a borbotones…con risa, toda la risa. Osobucos en salsa de cansancio y broches a diez mil dando vueltas ( lo más pequeño de la tienda, no nos daba para más) A él le vimos en la puerta, eso sí es una suerte.
El diablo se vistió de Prada, los pies arrastrados por el asfalto, botas camperas para alcanzar al water y chocolate caliente en el retraso.
Mejor imposible…¿podemos repetir?

http://www.youtube.com/watch?v=5nAw9S95ZS4


1 comentario: