sábado, 16 de enero de 2010

Isla

Me desperté por la noche con los llantos. No había Luna, otra vez echandola de menos y eso que había decidido no quererla…
Cerré los ojos y volví a ver pasar todas las imágenes juntas, las de mi pesadilla: los niños en los arcenes de las carreteras, los pillos corriendo por todas partes con las camisetas ocultando su pilleria; aquellos cascos azules armamdos sin pestañear, compunjidos, pálidos. Los hombres más fuertes con los pies llenos de barro arrastrados entre los cascotes…mujeres llorando comida, muertos amontonados por todas partes…un país entero con cien mil ojos puestos y sin un Dios que los visite, desde hace mucho tiempo.
Y al otro lado playas y gente bebiendo hasta el amanecer. Tomando el Sol, comiendose la vida…
La cara y la cruz de una triste moneda.
Después de unos segundos asomada en la ventana buscando mi Luna como si fuera importante, con el frío amueblando mi nariz y despertando mis neuronas, recordé que todo aquello no lo había soñado: mis ojos eran unos ojos más; la desgracia era tan real como aquella gélida noche de desvelo.
Pobres personas, pobre isla, pobre mar podrido.
http://www.youtube.com/watch?v=TTMTyY2Fov4

2 comentarios:

  1. Pobre isla, pobre gente... ains... qué jodido es ser pobre en este mundo injusto!
    llevo tiwempo intentando leerte, antes ya lo hacía, pero google se confabuló para no consentirlo, hoy estoy aquí de nuevo, y me alegro.
    http://www.patriagrande.net/uruguay/eduardo.galeano/escritos/los.pecados.de.haiti.htm

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario y por el enlace, nueva " amiga" y bienvenida ;)

    ResponderEliminar