lunes, 11 de enero de 2010

Palabras

Las palabras son un arma que mal dichas pueden desatar una guerra, hacer firmar una Paz, o atravesar el corazón de una persona:

El que tiene su control, tiene un cuchillo, una almohada, un pasillo lleno de puertas abiertas o un paraguas. Cuántas veces hemos sufrido por culpa de los silencios.
Personalmente tiendo a apretujarlas todas cuando me enfado: seis años de carrera utilizados para vencer en las luchas dialécticas… vomitar palabras tampoco sirve de nada. Quizás agotamiento.

Pero qué necesarias son a veces, cuando nos hacen daño: esas palabras alentadoras de quien nos quiere bien; ese perdón aunque sea a mitad de voz o al oído…y qué pocas veces lo oímos.
En qué pocas ocasiones nos molestamos en explicar, en desenredar los malos entendidos y qué ejercicio tan sano es.

Los silencios, por el contrario, nos llevan a pensar situaciones, que en la mayoría de los casos, si estuvieran llenos de palabras las completaríamos con imágenes, y nos serían más favorables de lo que nuestra imaginación puede o quiere entender. Pero es duro escucharnos con sonido, dejar que sea nuestro corazón el que hable sin tapujos, e incluso hay personas que se sienten más débiles con las palabras en los labios y se cobijan en silencios muy tristes, en pensamientos que se ahogan en su mente, sin darse cuenta de que nadie sabe nada de nadie si no es capaz de expresarse.

No me gusta adivinar lo que los demás quieren. Uso las palabras, aunque, no siempre utilizo las que más me gustan.
http://www.youtube.com/watch?v=CTdFBpMGFe0

1 comentario:

  1. Decir lo siento es complicado; además hay gente que se refugia en sus " silencios" como dices tú y que prefiere desaparecer para no dar explicaciones, ( qué te diré que no sepas¿?!)
    Besos mi niña!!

    ResponderEliminar