viernes, 22 de enero de 2010

Sugestión.


El poder de la sugestión es un misterio: ser capaces de viajar en el espacio y en el tiempo, subirnos el ánimo simplemente haciendo un esfuerzo, recordar una situación mordisqueando un pedacito de queso o escuchando una canción. Es una forma más de mi ansiado ( y creo que cada vez más compartido), “teletransporte”: viajar a través de estímulos tanto intencionados como los que nos llegan al subconsciente de forma involuntaria o provocados por otros.


En ocasiones dos, o incluso más personas, comparten esta sugestión entrando en una especie de, llamémosle, trance: un sueño donde lo sugerido es fruto absoluto de la imaginación o de pedacitos de vida traídos a la mente para inducirnos a un mundo hipnótico, seductor, atractivo, fascinante…
Si la sugestión es auténtica, anula tu voluntad.

6 comentarios:

  1. "Si la sugestión es auténtica, anula tu voluntad."

    Tela, pequeñija, y ahora uno lee esto y se va a la cama tranquilamente??? Mola

    Besos.

    Wilson, la pelota

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que nos dominan ( además del whisky Wilson ;) )
    La mente tiene una fuerza impresionante: acaso nunca te pasó estar tan conectado con alguien o con algo que aunque estuviera lejos te parecía que lo tenías al lado?? :) Pues eso...las voluntades se rinden: no es querer, es dejarse llevar por esta sujestión casi sin poder evitarlo...

    ResponderEliminar
  3. Sí, me pasó alguna vez, claro... Pero con el whisky siempre acierto ;) ya me conoces...

    Buen día!

    ResponderEliminar
  4. ummm... sugerente esto de la sugestión...
    a mí me pasa sobre todo con los aromas...

    ResponderEliminar
  5. Sugestiva, dónde andas??????? vuelve, que te echamos de menos!

    ResponderEliminar