viernes, 26 de febrero de 2010

Ocio barato en tiempo de crisis


Toda época de crisis ha sido el agua de cocer nuevas tendencias en todas las artes: los pensadores y luchadores de ideas siempre se han matado por inventar, con las crisis buscamos formas superfluas de vivir con una venda en los ojos, para no ver por dónde sale la sangre: ojos que no ven…
A principios del siglo XX los artistas creaban mundos imaginarios de cisnes y flores de loto, telas adamascadas, castillos y princesas. Muebles y espacios sin esquinas y parques llenos de tulipanes y lagartos.
Comenzamos el XXI con una crisis que salpica los ánimos en el que algunos pensadores y artistas ya han creado una plataforma que trata de vacunarnos contra la desazón de las malas noticias.
Y los comunes vamos todos como alineados a consumir de estos mundos de mentira a los que las nuevas tecnologías nos acercan: páginas donde encontrar a aquel compañero del instituto al que casi habíamos olvidado, programas de TV carentes de cultura y raciocinio que te obligan a no pensar demasiado, aplicaciones informáticas con juegos de granjas donde hacerse rico es fácil si escoges buenas semillas y te tiras horas frente a la pantalla…uno deja de ser uno, pierde identidad, se hace plano y se abandona a un ocio barato.
La princesa está triste..., ¿qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro.
Está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.
El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.
Parlanchina, la dueña dice cosas banales,
y, vestido de rojo, piruetea el bufón.
La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Orientela
libélula vaga de una vaga ilusión.
( Rubén Darío)
http://estosololoarreglamosentretodos.org/sumate

2 comentarios:

  1. Tenemos una crisis de valores como hacía tiempo que o sufríamos. Afloran constantemente personajillos casposos que se erigen como "princesas del pueblo", "firman canciones absurdas a la vez que insultan al público", "seres amorales que se matan por aparecer en un programilla de televisión en los que se les paga en un sólo día más de lo que cobran muchos padres de familia",... realmente dan ganas de actuar como el avestruz y rodearse de cisnes, perlas, y brillos,...

    ResponderEliminar
  2. Lamentable, triste, pero igual de cierto...Besos Su!

    ResponderEliminar