lunes, 1 de marzo de 2010

Esperar

Esperar para alguien impulsivo, para alguien inquieto, ansioso, impaciente, apasionado,y un tanto iluso, es complicado: cada vez que me toca esperar algo lucubro y lucubro, pongo alas a la imaginación y en realidad lo que hago es convencerme de que aquello por lo que espero no merece tanto la pena y así, no tener que esperar más...
Cuando he estado tiempo esperando una nota, una noticia de un médico, una llamada, una respuesta, un amor indeciso, una ausencia obligada...siempre he tirado de impulsividad.

En esta ocasión es distinto. Muchas cosas de las buenas que se me han escapado han sido por no saber esperar y no voy a dejar que me vuelva a pasar. Espero.

http://www.youtube.com/watch?v=stFnXxzx75I

2 comentarios:

  1. suena a camino.
    suena, esa piel a camino de orejeras, de orejeras de colores, como platero.
    esas que no nos dejan ver, solo sentir.
    esas que nos silencian el ruido, para que posamos escuchar la musica.

    me escondo aqui por que no quiero ser visto, porque no quiero querer, porque quiero solo escribir.
    pero siento mucho cariño por quien sabe ser verbo, por quien supo ser verbo en mi frase hueca.

    por uno de mis ecos preferidos, seguramente por hermoso, seguramente por lejano.

    ResponderEliminar
  2. Todos los caminos tiene un trayecto de ida y el mismo de vuelta; yo me hice una experta en volver y estoy cansada, sólo quiero ir, pero eso, no depende sólo de mí.
    Esconderse no es malo, sobre todo cuando es detrás de las letras; pero no querer es imposible, sobre todo cuando los silencios del recuerdo están llenos de ecos, por muy lejanos que parezcan en tiempo y en espacio: los ecos los llevamos pegados a la coronilla. Gracias!

    ResponderEliminar