sábado, 13 de marzo de 2010

La noche


La noche es ese momento del día en el que todo puede suceder. La noche, es ese espacio siniestro donde nuestros pensamientos se alejan de todo raciocinio y perdemos la cabeza.
El insomnio produce una alteración nerviosa en nosotros y nos abandonamos a los más absurdos razonamientos: enredando realidades con situaciones que rozan el subrealismo y que en horas de desvelo se nos muestran como posibles; nos envalentamos creyéndonos capaces casi de cualquier cosa y nos prometemos a nosotros mismos que por la mañana abarcaremos aquellas situaciones con los brazos abiertos afrontando miedos, inseguridades, retos…
En la noche llevamos al extremo pasiones, tensiones, situaciones rocambolescas : la oscuridad de las sábanas nos saca esa fuerza interior que controlamos por el día y la utilizamos sin cadenas para defender posturas que, incluso por la mañana, no defenderíamos nunca. Y el problema es que bajo la Luna son tan de verdad que nos dormimos como si hubiéramos resuelto nuestros enigmas.
Por la mañana cuando volvemos a los pensamientos nocturnos y a las soluciones que nos hemos planteado nos avergonzamos, nos acobardamos, y todo queda en un susto ridículo que jamás compartimos y menos sacamos a la luz de la realidad.


2 comentarios:

  1. A mí me pasa igual, la noche también me confunde

    Dinio ;-)

    Jeje besos pricesita!

    ResponderEliminar
  2. Porque tu eres un crapulilla,jijiji!!
    Besos

    ResponderEliminar