sábado, 22 de mayo de 2010

Sol

El Sol, por fin ha llegado…se nos estaba poniendo cara de anfibios, algunas pieles con escamas… y por dentro una lluvia, una tormenta sin medir y sin paraguas; musgos en las manos y en los pies. Ahora se están secando y florecen de dos en dos margaritas en cada rincón del alma.

El Sol es vitamina, un derroche de energía que además de calor nos invita a salir a la calle a disfrutarlo: me gusta la vida de puertas para fuera, como aquí, donde puedo decir lo que quiero sin tapujos...
Se secan los charcos, algo de nuevo y de auténtico dentro de mi casa. Gracias.



http://www.youtube.com/watch?v=FcTBH-3Vo_g hay pasiones que están más allá de lo tangible. Creo que esta podría ser mi BSO.

3 comentarios:

  1. Las sombras pudieran ser, son sólo ese milagro de luz del que nos avisan.
    Ventanas sin muros,cristales,paredes.

    Tu luz no es de espejos.

    ResponderEliminar
  2. Eh tú! Habla por ti que yo no tengo cara de anfibio!!!! :) Si acaso un poco cara-huevo, como mucho.

    Sigo sin entender nada :P

    Besos, maja

    ResponderEliminar
  3. Es maravilloso ver salir el sol,sin nubes en el horizonte,todo un "autentico" dia de primavera por descubrir.
    Por fin salió el sol,yo necesitaba el calor de este maravilloso sol.
    Gracias....

    ResponderEliminar