miércoles, 12 de mayo de 2010

Sombras


Me despierto y me parece oírte en la oscuridad de una habitación sin luz. Corro descalza por estar cerca, por si me necesitas; Pero te conviertes sólo en un ruido en la distancia: sin rostro, escondido tras la decepción de no saber ni tu lo que quieres. Me miro y veo que voy desnuda y el Sol está a lo lejos, y allí veo tu sombra: larga, enjuta, oscura…no sé si de lo que eres o de lo que fuiste: como esos héroes de comics viejos cuando antes del final del cuento nos dejaban un capítulo entero creyendo que perderían la guerra al “ malo”, un antihéroe… No puedo tocarte, ni siquiera puedo verte.
Y cuando cierro los ojos y creo tenerte al lado, cuando voy allí donde tú vas para poner mi mano y que sientas que no estás sólo y que te quiero, desapareces…y no sé cómo volver a mi cuarto, a mi espacio, al lugar del que vine…ni cómo hacer como si todo formara parte de un mal sueño, o bueno, pero un sueño al fin y al cabo: de una espera incesante sabiendo con certeza que detrás del tiempo esperado, no hay nada.
Hay cafés que nunca se toman ( “como dije ayer”) y duran toda una vida…

http://www.youtube.com/watch?v=gdnVZE5I8Os

12 comentarios:

  1. Qué palabras más tristes, María...
    Un beso, compañera.

    ResponderEliminar
  2. tienes unas subidas y bajadas como el tiempo de esta primavera. Nena, ...

    ResponderEliminar
  3. Pues he de deciros a ambas,que estoy en uno de mis mejores momentos en todos los sentidos. Este sentimiento no me hace estar triste, ni sola. Hay sentimientos que se llevan pegados al bolsillo del alma pero por los que no sufrimos.
    Gracias a las dos en cualquier caso; y por cierto que os conmueva me alegra ( egocentrismo del que escribe, supongo :) )

    ResponderEliminar
  4. Siempre he visto en la sombra a la hermana pobre del eco. Parece que el eco suena, reverbera, se abre, promete...pero en realidad esta encerrado, sucio; roto de garaje , de gruta, de pozo.
    La sombra parece que se esconde, pero no es cierto.
    Parece que calla, por que no suena.
    Parece que es pequeña; porque su techo es el cielo, y sus fronteras las nuestras...
    Pero sé,sé que las sombras son solo esos cielos que un día nos dibujaron.
    A fin de cuentas, un libro esta vacío sin el negro de la tinta, de la letra, del ayer.
    Por blanco y lleno de luz, de vida que sea el papel.

    ResponderEliminar
  5. A poco saben tus letras en mi casa cuando estoy yo dentro de la tuya escudriñando...pero son bienvenidas tus palabras tan bellas...¿ sombras? las mías tienen techo en el cielo, las tuyas en el horizonte del mar... :)

    ResponderEliminar
  6. Nómada...que palabra tan bonita. Incluso le sobran todos los adornos que le queramos poner:nomada
    Como todo aquel que haya encontrado un legajo de su corazon en un libro. En cualquier libro.
    Alli tiene su casa, la nuestra.
    La tuya y la mia. La de ellos, la de él.
    Todas.

    ResponderEliminar
  7. Hola.
    Puestos a buscar una cadena para las palabras, he evitado enviarte un mail: te escribo aquí.
    Me recomendaste un cuielo para mis nubes, y he escrito en él.Lleno de la rabia que me llena, con la brida que tu sentimiento me impone. Les he scrito esto:
    "fracaso,lapida,cisma.
    ¿Porque hablar de ese espacio pequeño, sucio, usado que hay entre la suela y el suelo?
    Cielo, nubes, sol. Palabras que no saben encerrar lo que contienen. Palabras, que al formularlas, nos hacen costuras de nosotros mismos: nos dejan en jirones de lo que fuimos, porque ya no nos contiene.
    Mar, cielo ocaso...ese final que solo sabe una palabra, ese alceimer que solo recuerda seis letras, ordenadas: belleza...
    Porque buscas la oscuridad.
    Porque buscas la sombra.
    Porqué buscas el naufragio.
    Esa soberbia del que escribe, que busca arrastrar...que palabra tan horrible. Llena de cadenas, de rabia, de miseria...de tí, hoy.
    Millás, gemma. Hay música. No os conozco, no os necesito e incluso, no os quiero. Pero hay música. La de una amiga, enamorada de las letras, esas mismas que amo, en silencio. Una amiga que os escucha.
    ¿Porqué?""
    He corregido mis dislepsias. Supongo que te respeto más que a todos ellos juntos.
    ¿amigos?

    ResponderEliminar
  8. Complicado, difícil supongo cuando te encadenan las palabras juiciosas de otros...¿ soberbia?? seguro, acierto casi siempre el tuyo, aunque hay que mirar bajo las suelas de los zapatos ajenos, no es mierda, todo lo que pisan...
    Me alegro de que te atrevieras en cualquier caso, contaba con tu desaprobación, pero te acerca al mundo de lo corriente, y a veces es bueno, sin dejar que huela...
    Amigos, seguro... :)
    Te sigo leyendo, sin encontrar todo el tiempo que quisiera, pero atenta, me queda poco... ;)

    ResponderEliminar
  9. parece que vuelvo a ti como el pecado: soberbio pero humilde, conocedor del perdón ,pero gustoso de la suplica que lo humilla,lo solicita.
    No te entiendo aún, María. Pero sé que eres parte de mí. No de mi piel, si de mi corazón. Ojalá, que el destino invoque en tu fuerza cada una de mis mil, de mis mil ciento, de mi única debilidad: la soberbia.
    he vuelto a escribir en cada uno de tus libros:
    "Fracaso.
    Como todas las palabras redondas, completas, llenas de fronteras...como el pecado, el semen, el olvido. Palabras que nos escupen alguna de nuestras fronteras. Palabras que nos recuerdan alguno de los sabores que dimos por prohibidos.
    Prohibir...que palabra tan llena de posibles.
    Os los supongo, llenos y vacios de esa misma lujuria que me encadena. Os supongo, llenos de esa libertad que nos ofrece, cada día, la piel como barrera.
    Os creo, como ese catecismo sobre en el que me enseñaron al que rezar, y en el que aprendí a escupir.
    Sobre la palabra: Amor. Dios al que nunca debimos aprender a despreciar.
    Puta llamda en bajo, soterrada, infinita y sepulta de los sentimientos de cada cual."
    Puta obsesión mia de encontrar a un dios que me perdone.
    espero que no tengas que ser tú ;-)
    Aunque de dios ya llevas el nombre.

    ResponderEliminar
  10. Hay lugares, donde escribir aunque no nos lea nadie, no son más que una excusa para dar voces, con ecos...no es tan dificil de entender: un ejercicio, al fin y al cabo leerse a uno mismo es como leer en voz alta para nadie; no es sólo sobervia es también soledad...

    ResponderEliminar
  11. PUES SI QUE OS HA ANIMADO EL TEMA SOMBRAS, SE APRECIAN DOS BUENOS ESCRITORES

    ResponderEliminar
  12. Un sol y SOMBRA para mí, con mucho hielo, por favor!

    Besos, bicho

    ResponderEliminar