martes, 1 de junio de 2010

Retroalimentación


Nadar es una sensación que produce angustia y placer a un tiempo: esa impresión física de que te ahogas, de que te falta el aire, de que te fallaran las piernas y te irás al fondo…
Y esa maravillosa energía que te da el saber que avanzas contra la fuerza irrevocable y poderosa del agua ( allá donde quiera que estés). El corazón, los pulmones, la piel: se te llenan de aire para no dejarte hundir. El sonido se dispersa y la imagen se pierde un tanto…me gusta, y me gusta imaginar que así será la muerte hasta que te acabas.
En invierno desafiamos a la temperatura y en verano es un consuelo.
Pero lo mejor sin lugar a dudas, es nadar entre letras: bucear en significados incompletos hasta que los ponemos delante de nuestros ojos y les damos cuerpo. Nadar hasta ahogarme en historias, en jeroglíficos de sentimientos ajenos: inventados o vividos hasta quedar exhaustos. Leer, y digerir y rumiar cada texto: retroalimentación

http://www.youtube.com/watch?v=DLWfdIMODS4

1 comentario:

  1. nomadas...en la tierra de la que vengo, los sentimientos de los lectores se cruzan, como extraños, en las páginas de los libros.
    En la tierra que imagino,esta tierra del ocaso, las páginas no están impresas, sino escritas.
    Los lugares no son sitios, sino historias.
    Y las paginas te buscan, nomadas , si saben que las has leido, las leerás o las leistes, da igual: porque el tiempo aquí, allí, ya no es ese borrador, en el que los sentimientos se escriben, para acabar perdiéndose entre las letras.
    Nómada...que palabra tan bonita. Incluso le sobran todos los adornos que le queramos poner: nomada, como todo aquel que haya encontrado un legajo de su corazón en un libro. En cualquier libro.

    ResponderEliminar