martes, 15 de junio de 2010

Vacaciones



Turquesa y caliente, así es el agua. Olor a mar y a vida, la tuya, la suya : chapoteando y confundiendo tu risa con el irisado del Sol. Eso han sido mis verdaderas vacaciones: tú y yo, el mango, el mar, la sal, el color de tu piel tiñéndose de alegría poco a poco, tu despertar corriendo a la ventana para mirar el horizonte como si supieras que parece infinito, que no cabe en una mirada; en la mía sólo cabes tú.
Risas de niños que lo llenan todo, que emborrachan las noches y se hacen como el agua dulce en las calles: ese calor pegajoso de allá y vuestros juegos: palabras a medias llenas de cariño, el del hogar, el de la sangre.
Los días pasan pronto para formar parte del recuerdo y de un álbum de fotos familiar lleno de buenos momentos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario