martes, 24 de agosto de 2010

Tedio estival


Tedio, esa es la palabra...
Supongo que en otras ocasiones hubiera dicho que es la luna llena que me absorbe la energía; pero el tedio es tan grande que ni esa idea literario-fantástica me consuela esta tarde.
No es la falta de trabajo, ni de compañía ( se me da mal echar de menos), ni siquiera sé si es falta de ganas: ando rebuscando en la agenda, en cuadernos, en mi memoria, todas aquellas cosas que pudiera querer hacer, pero tampoco quiero…
Es tedio, hastío, se acaba el verano: llevo toda la tarde revolviendo fotos ( siempre asociadas a recuerdos). Un verano de Sol, con luz, con amor, divertido, sexual, abrupto en todo y, sobre todo, fuerte.
Supongo, que retomar es complicado, incluso aún entrando el otoño que me llena de nostalgia, pero me relaja. Hay que aprender a parar.
Me lo apunto para el verano que viene…

http://www.youtube.com/watch?v=GX-m3KyVnd0

1 comentario:

  1. aprender a parar, me lo apunto, a ver si lo interiorizo.... ;-)

    ResponderEliminar