miércoles, 29 de septiembre de 2010

Te echo de menos


Echar de menos es esa mezcla de mucho amor y un tanto soledad. Cuando miras a tu lado, al derecho o al izquierdo ( la importancia la ponemos nosotros) y ves un hueco: un espacio vacío donde antes había alguien y ya no está.
Entonces empiezas a tomar cafés a solas y a impregnar de rutinas germanas tu día y a día sin ese alguien que se ponía en frente con otro café y que te ayudaba a que las rutinas lo fueran menos. Y te creas una autosuficiencia que no es real ni tangible y que se desvanece en cuanto intentas apretar con las manos las responsabilidades que antes compartías.
Echar de menos es un sintimiento tan cruel que deseas que pasen los días para " echar" menos de menos y te esfuerzas por olvidar todas aquellos momentos maravillosos para que duelan cada día un poco más de lejos, empeñándonos en que nadie es tan importante en nuestras vidas como para que un espacio, un hueco, nos haga perder el control de nuestras emociones.
Aún así, te echo de menos...


http://www.youtube.com/watch?v=7wIk8fPzFlU

martes, 21 de septiembre de 2010

Seis

Parecen pocos, seis, pero he de decir que son de calidad, y hacía mucho que no podía decir esto… ¿ lo dije algún día…?
Las cosas van fluyendo con una espontaneidad como si llevásemos toda la vida juntos, como si fueras “ pa mí y punto”. Y sí, que seas para mí, eso es lo que espero de otros seis, y otros seis, y otros seis; y además, para desearlo, somos dos.
Gracias por todo, y sobre todo en estos días ásperos y putos, en los que me siento como los boxeadores cuando caen al rin y se quedan K.O. ,tu cariño, tu apoyo, es como cuando jugábamos de pequeños al “ tu la llevas” , cuando estoy contigo es “ casa”, es saber que ahí, junto a ti, donde estés, me siento más yo: ese lugar fuera de mí donde me siento tan cómoda como dentro, donde puedo llorar, patalear, donde tendré un rincón para la borrachera de palabras, de emociones, de descontrol…y pondrás cordura y orden, recordándome que por lo menos en esto que tenemos entre manos, hay una ilusión de perpetuidad.
Patxi Andion – Aquí, un clásico.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Sirenas II ( te vas)


Y te vas, te has ido porque hace días que no te encuentro, que no te veo en esto en lo que te has convertido.
Te marchas igual que llegaste un día en abril, igual que te hice un hueco en este mismo sitio ( “Sirenas” 25 de marzo de 2008), igual te lo hago hoy pero en otro apartado.
Y nos dejas llevándote esa sangre que crece desde la tierra al cielo y que es mía también, y que sin poder evitarlo se diluirá aún más con la tuya porque no estaré cuando se le caiga el primer diente.
Ha habido días en los que te he querido como si fueras algo muy mío: mi compañera de batallas, mi rehén, mi espía, mi amiga. Y ahora tengo sentimiento amargo del que se despide sin entender nada, como si no hubiera sido tuya y tú sólo hubieras sido mía…
Y peor: dejas un hueco que vale por dos en lo que fue ( es ) tu casa y que en definitiva ahora es también más mía porque tengo dejar allí mis manos y mis ojos por lo menos unos días y porque se quedó llena de dolor y de recuerdos y ÉL tiene que atravesarlos todos…: te estaré observando para alargar mis dedos hasta donde tú estés…
Te echaré de menos, te echo de menos: ya no somos las mismas.

martes, 14 de septiembre de 2010

No te rindas


A trozos, esos trozos que se recogen del suelo, dispersos, inconexos pero llamándose unos a otros, por donde se han quebrado, así.
Retazos de momentos que se agolpan como una cinta a la que le das para que corra x4 y parecen que pasan por delante de tus narices: con sus olores, sus sabores y sus músicas.
Trozos de una vida que parece un cuento de los que acaban en susto: un principio y un final sin perdices; y lo más triste es que aún tengo secuelas yo del mío…y ahora te ha tocado a ti, que hasta para esto me seguiste los pasos: tonto! tonto! tonto! Y esto no es como cuando te peleabas en el parque con otros niños y yo iba le tiraba de los pelos a quien fuera para defenderte.
Sólo puedo estar ahí, en un rincón, por si me necesitas, por si quieres que te explique cómo se pasa el tiempo tan loco, tan rápido y se lo lleva todo como un torrente, cómo nos hacemos fuertes y de pronto un día nos cuesta menos levantarnos y mirarnos al espejo sin pensar en qué hemos podido fallar, cómo se quiere más lo que se tiene cuando uno cree haberlo perdido todo y tantas y tanas cosas que se saben sólo, dejando pasar los días…