martes, 21 de septiembre de 2010

Seis

Parecen pocos, seis, pero he de decir que son de calidad, y hacía mucho que no podía decir esto… ¿ lo dije algún día…?
Las cosas van fluyendo con una espontaneidad como si llevásemos toda la vida juntos, como si fueras “ pa mí y punto”. Y sí, que seas para mí, eso es lo que espero de otros seis, y otros seis, y otros seis; y además, para desearlo, somos dos.
Gracias por todo, y sobre todo en estos días ásperos y putos, en los que me siento como los boxeadores cuando caen al rin y se quedan K.O. ,tu cariño, tu apoyo, es como cuando jugábamos de pequeños al “ tu la llevas” , cuando estoy contigo es “ casa”, es saber que ahí, junto a ti, donde estés, me siento más yo: ese lugar fuera de mí donde me siento tan cómoda como dentro, donde puedo llorar, patalear, donde tendré un rincón para la borrachera de palabras, de emociones, de descontrol…y pondrás cordura y orden, recordándome que por lo menos en esto que tenemos entre manos, hay una ilusión de perpetuidad.
Patxi Andion – Aquí, un clásico.

3 comentarios:

  1. qué bueno lo que cuentas y lo que me alegro!!!
    te lo mereces!!!!

    besos!!

    ResponderEliminar
  2. Tres eran tres, las hijas de Elena. Tres los de la Santisima Trinidad, y tres los tres sietes que limpian como ninguno.
    Tres por tres nueve, y en el medio, tu seis : llenos , como siempre, de medida y buen gusto ( esto según tus palabras, ojo ;-)).

    Me alegra, tu alegria; y me llena un poco toda esa esperanza de futuro que te sale por la piel, aunque tengas los tobillos sumergidos en la sombra.

    ánimo con esas nubes, para tí y los que quieres, y suerte con lo que estás empezando, aprendiendo a querer.

    un besazo de los mios, desde lejos pero desde dentro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigo anónimo, miles de gracias...

    ResponderEliminar