miércoles, 1 de diciembre de 2010

Como soy yo

Cuántas veces tenemos que decir “ no” para estar seguros de que lo que hemos elegido es lo que buscamos, para dar con aquello en lo que creemos.

Cuántas veces nos equivocamos para tener que ser más firmes, más sensatos y menos impulsivos.

Cuántas veces lloramos errores para llorar alegrías. Y por qué tenemos que dar palos de ciego…
Y aún así. A pesar de ello, nunca estemos del todo seguros de que lo escogido vaya a ser para siempre, de que lo que hoy es sea mañana igual, de que lo que hacemos sea lo correcto.

Muchas veces nos empeñamos en pasar por un agujerito pequeñín, nos empecinamos y nos dejamos la piel en los bordes…

Y en este empeño, te encontré a ti:

Tú que me respetas, a mí y a lo que voy siendo cada día con mis cambios y las angustias de mis decepciones ( que a pesar de que aprendo cada día a conformarme, siempre son demasiadas).

Tú que te comes lo que a veces no te gusta sólo porque sabes el cariño con el que cocino.

Tú que me tapas con las mantas cuando tengo frío aunque pasen muchos días sin destaparme.

Tú que intentas no reírte cuando emprendo algo con ilusión, aunque sea una niñez: y me apoyas y me ayudas con esa mirada de futuro que ni yo tengo.

Tú que parece que pasas desapercibido y que cuando no estás nos falta un tercio.

Tú, silencioso, o ruidoso por las mañanas, que lo arreglas todo con ese don que tienes y esa sonrisa a la que cuesta negarle nada.

Tú, que me admiras incluso cuando me siento pequeñita y absurda; que me has hecho recordar que se puede ser feliz con menos y que la rutina es un deporte saludable. Que te disfrazas de gala cuando me apetece salir a cacarear.

Tú, que me quieres a mí, así como yo soy.

http://www.youtube.com/watch?v=Zyb7yaeVHtw

3 comentarios:

  1. Que suerte María........qué envidia Maria......
    Enhorabuena Maria........

    ResponderEliminar
  2. Que dificil es escribir, coño: hay veces que pienso que la belleza es el verdadero pecado capital del hombre. que saber ,poder, querer apreciar los petalos ajenos, a pesar de sentir las espinas como propias como es la verdadera penitencia del hombre. Pero luego, un poco por detras, mi alma de poeta me recuerda una palabra: amistad. Ese egoismo que es capaz de resucitar un sentimiento de las brumas del pasado. Eso que le encuentra el tercer pie al gato y deshecha, sin problema, el cuarto. Eso que me hace escuchar una felicidad ajena como si fuera una sinfonia propia.
    Que bonito es saberte anclada a un nombre con alas: angel.
    Que bonito es saberte amiga, saber que de entre todas mis sombras supiste ver la luz que germina, lenta su fruto.
    Que bonita esta noche de soledad, en la que te sesaboreo sabrosa, con esa sal sin la que no sabes vivir y que has encontrado.
    Que bonita esta dislepsia, que me obliga a reconstruir cada parrafo.
    Resumiendo: gracias por ese espejo en el que te miro, cada vez que lo necesito, para reconocer lo que hasta ahora no habia visto: que la realidad no necesita ser novelada , interpretada, escrita, solo vivida.
    Gracias, bonita, por llamarte Maria, y saber como poner los peldaños a mi escalera.
    Por eso, solo por eso y por todo eso, cada una de las letras de tu felicidad van a ser escalones de mi escalera.

    PD: aqui iba un comentario mordaz, sarcastico : de esos que quitan hierro al asunto. pero no quireo: sed felices, es precioso. y de la belleza me alimento ;-)

    ResponderEliminar
  3. Gracias poeta gaditano, nunca nadie me había dedicado nada tan bello, y tan cargado de cariño.
    Mil besos

    ResponderEliminar