martes, 22 de febrero de 2011

Vuelvo

Bajo los pies: andada y conocida. Bajo mis suelas y las tuyas…

Querida, recordada, como si de un tesoro se tratase, como un secreto.

Y es que me llena las manos de riqueza, se me queda pegada al alma cada vez que la camino, que la escucho con esa música de acordeón que lleva implícita en sus calles.

Me llevo la humedad del río, el olor viejuco de los buquinistas, ese pasar por delante de las patisseries y querer comerse cada pastel, el colorido de los sex shop de Pigalle, el orientalismo inventado del Sacre Coeur…

Y una Luna llena y brillante que parlaba français.

Siempre vuelvo, como hipnotizada por el qué se yo, como una sirena: París me susurra al oído y vuelvo, vuelvo, vuelvo…


http://www.youtube.com/watch?v=-tVA-OkOT9I

2 comentarios:

  1. Mujer, el tema era éste...
    http://www.youtube.com/watch?v=ni5zXj86_4s

    jeje, si es que... :)

    ResponderEliminar
  2. Resacas.
    A veces son bonitas ;-)

    ResponderEliminar