lunes, 26 de septiembre de 2011

Resignación de león




Un león enjaulado: dando vueltas, con toda su rabia puesta en el suelo.



Mira a través de las barras y sueña…deja su imaginación volar y se ve coronado en una selva que nunca vio.



Los colmillos haciendo aguas en la barbilla, el cabello lacio de no darle el Sol.



Y el tedio de ver pasar los días y saber que nunca saldrá de la jaula: los ojos puestos en el infinito, nunca se imaginó igual.



Y sin embargo con esa felicidad perdida del que se acostumbra con poco, mascando la carne que tiene echada encima sin ningún esfuerzo, pero agotada de rendirse a lo que le ha tocado.



Fiera, resignada, derrotada, y feliz…te admiro...