lunes, 31 de diciembre de 2012

Ahora, que tengo tu libro delante

Ahora, que tengo tu libro delante se me vienen a la cabeza multitud de recuerdos, pequeños trozos ( como si de un rompecabezas se tratara),de momentos maravillosos de cuando éramos niños…
Me ronda una imagen muy entrañable, que además reconozco haber visto no hace tanto en un video casero: tu y tu amigo Rodri disfrazados de viejecitos en unos Carnavales el “ Día de la sardina”. Tu de viejita con un pañuelo en la cabeza y falda, todo de negro. Él con una rebeca de botones y boina incluida, ¡ y con barba pintada! No creo que tuvierais más de 10 años…
Ahora veo en la portada del libro vuestros nombres y me parece veros así disfrazados, riendo por la calle Manantial abajo, hacia el cole. Ese colegio al que os llevaba yo todos los días, junto con algún otro niño del barrio que se nos juntaba a la pequeña pandilla.
Y me hace sentir ¡ tan bien! ¡ tan orgullosa de los dos…!
Cuando la amistad es capaz de traspasar el tiempo de esta forma a través de los años, sólo puede dar como resultado cosas bonitas; en este caso habéis superado esto con creces…
¡A leerlo!

jueves, 1 de noviembre de 2012

Miedo

El miedo, ese sentimiento natural que nace de la expectación ante lo desconocido.
Es como una gripe, una tos seca que cuanto más te rindes a ella más se va apoderando de tus horas de sueño…
El miedo es una nube que se posa delante de casi cualquier emoción: se va convirtiendo en niebla y produce estupor porque no te deja ver imágenes, objetos, no atinas ni con las manos abiertas puestas por delante.
El sudor frío cuando te despiertas asustado, encogido por el miedo, es un sudor que resbala por la nuca, que se pega en la piel, un sudor conocido. Un tiritar nocturno empapado en miedo.
 Que desvela, que deslumbra, que colapsa cualquier pensamiento y que desdibuja nuestro carácter ante cualquier absurda imagen de nosotros mismos en nuestro día a día.
El miedo a perder, a caer, a equivocarnos, a reírnos de nosotros mismos, a olvidar, a querer, a pensar en lo que sabemos que no debemos pensar, miedo a sentir lo que no nos dejamos sentir, a desear, a prometer y no cumplir, a odiar…miedo al dolor, a sufrir, y a perdonar, a no dormir…miedo a creernos diferentes, a sentirnos solos,al fracaso, a probar, a hablar, a escribir y hacerlo mal...


El miedo es el fruto de las inseguridades que habitan en nuestro fuero interno. Lo alimentamos cuando cerramos los ojos, cuando damos por cicatrizadas heridas aún abiertas, o cuando queremos saber más allá de lo que nuestros pensamientos alcanzan: averiguar futuros imaginarios y fantasiosos en los que no imponemos ni el más mínimo atisbo de realidad.
Parece propio del ser humano, tan simple, tan vano, tan cobarde…






martes, 9 de octubre de 2012

Cuando no estás

Cuando te marchas, se produce un vacío estruendoso.
Cuando no estás.
El sentimiento de haberme equivocado y no poder tenerte para mí, todo entero.
Cuando te vas, te llevas a tirones todas las ganas de hacer casi cualquier cosa.
Cuando no estás.
Y me parece oír tus risas en la cocina, tus pisadas en la mañana, a despertarnos.
Cuando no estás.
Se me queda la mirada fija en la puerta e intento imaginar tus juegos, tus preguntas, tu sueño, con otras personas. Personas que son desconocidos y que comparten contigo lo mejor. Y hueles a ellos cuando vuelves, y me siento como esa madre de cualquier animal oliéndote para reconocer debajo de ese olor, mi olor, el de mi casa…
Cuando no estás.
Y debe ser ése el dolor que se me ha clavado en la espalda, como una espada, y que no me puedo sacar.
Cuando no estás, me paso cada segundo pensando en cuando vuelvas.

http://youtu.be/XlFOpw8tG7Y

jueves, 6 de septiembre de 2012

Texto de boda

Después de casi tres años, dos conviviendo juntos ya, os hemos traído aquí porque queremos compartir con vosotros la felicidad que nos aporta la decisión de unirnos en matrimonio.

Es una idea, que con los años que tenemos y las experiencias que nos han dejado surco, hemos madurado y sopesado mucho; y que seguro es la mejor decisión que hemos tomado juntos.

En mi caso, quiero agradeceros todo el apoyo que me habéis dado en todos los momentos duros por los que he tenido que pasar, circunstancias que después de estos años, me han traído hasta aquí y que parece que estaban escritas para llegar a este punto…tendré entonces que celebrarlo…después de todo… Agradeceros la paciencia y el cariño a mí y a mi hijo. Si hoy estamos los que estamos y hemos querido que estéis es porque el camino no ha sido fácil pero siempre he encontrado vuestra mano amiga, un consuelo o unas vacaciones juntos. Gracias Andrea.
Agradecer a nuestras familias, en mi caso porque han atravesado conmigo el bosque embrujado para llegar hasta aquí teniendo que sacar muchas veces la espada por mi para matar monstruos o para despejar el camino.
 Y por apoyar incondicionalmente cada una de mis decisiones, aún cuando estaban abocadas al fracaso. Os quiero!
Y agradecer a la familia de Ángel por tratarme y quererme como a una hija y aun nieto, por vuestra confianza y por los cubos de fruta, cangrejos y cariño.

Y por último quiero dedicarte a ti, Ángel un fragmento de Rita para proclamar que te quiero como un grito, porque como dice Antonio Gala “ para el que ama, proclamar que ama, aunque sólo sea ante él mismo, es una satisfacción tan grande casi como la del amor”: “ Será como un carnaval, de infinito placer sin igual, siempre juntos los dos vida mía…”

miércoles, 22 de agosto de 2012

25 de agosto de 2012

Quedan unas horas, sólo unas pocas: Y se quedan atrás muchas noche sin dormir y sola; se quedan ríos de maldecir, de miedos, de inseguridad… Se quedan atrás caras que lo fueron un día, unas más importantes otras menos: corazones, alguno sin cerrar por la amistad de los años y el cariño…lunas que dejo en la distancia. Quedan sólo unas horas para seguir siendo lo que somos hoy pero para hacerlo un grito:¡¡¡¡¡¡ EL QUE GRITA QUE AMA Y QUIERE HACERLO PARA SIEMPRE!!!! En unas horas, pocas ya me veré delante de ti como una niña: nerviosa, despistada, algo confusa y tímida, desde la timidez de lo que supone una nueva etapa en nuestras vidas. De un plumazo se han borrado muchas cosas, las feas, las que de una manera u otra me trajeron hasta ti…y ahora me pregunto si no estarían ahí para encontrarte…duro me supo, pero lo conseguí… Sé que será definitivo; sé que es lo mejor que he decidido y lo voy a hacer, contigo http://youtu.be/aRu9Op5ryyo

martes, 15 de mayo de 2012

En el muelle de San Blas

Qué sucias se nos vuelven las palabras cuando las dejamos salir por la boca sin filtrarlas por el corazón: cuando son sólo razón... Qué fácil es urdir en las miserias de los demás cuando una vez nos dijeron " te amo", quebrar el hilo entre lo racional y lo espontaneo; abusar al fin y al cabo de la confianza. No sé cuánto tiempo tendrá que pasar para que te perdone: quizá no lo haga nunca porque no quiero ni siquiera intentarlo… Ya no recuerdo cómo eran las muecas de felicidad cuando estabas y las borré y las sustituí por otras nuevas, con el tiempo eso sí. Pero al final uno tiene que poner unas encima de otras y aunque lo intente con todas mis fuerzas, a veces, se vislumbran por debajo. Me veré las caras contigo para defender aquello que más amo; y si lo que te molesta es ver mi cara nueva, aunque quizá hoy veas la de tantas veces llorándote, la vas a tener que ver muchos días. Todo acabó hace mucho tiempo y sin embargo, me retas: lo sigues haciendo. El tiempo seguirá reubicándonos y aunque hace mucho que dejé de creer en Dios, por lo menos ese en el que creía de pequeña, Dios pondrá cada cosa donde corresponde. Y allí no podrás alcanzarme. http://youtu.be/LbS1JaqY1xs

lunes, 12 de marzo de 2012

Pensamientos robados



Cuando vas cumpliendo años y te sientes como ese árbol viejo en lo alto de un monte. Cuando sientes que las hojas se te han ido cayendo y en su lugar no ha salido brotes nuevos.


Cuando te ves rodeado de fotografías y son las caras de ayer las que perduran en tu mente.



Cuando te acuestas, rendido, sin saber que te deparará el mañana, quién vendrá a verte al día siguiente o si alguien se acordará de llamarte para alegrarte el día.

Cuando te sientes solo e intentas estrujar el cerebro pensando a quién ofendiste y como resultado te lamentas.


Cuando el cuerpo no te responde cómo quisieras y viajas a través de los pasillos hasta la calle, pero con la imaginación.


Cuando me siento así: vencido, solo y viejo…


Entonces me consuelo con aquellas cosas que de joven me hacían sentir bien: me cuerdo de mi madre y sus arrumacos tímidos; me acuerdo de los juegos de pequeño, de las novias que tuve y que nunca supe mantener; me abstraigo recordando a mis primos en las fiestas y el color del Sol al ponerse en la playa; de los cafés con los amigos y las cervezas perdidas en una barra.


Cuando veo los años que he dejado sobre esta tierra me recompongo recordando los besos en aquel barco con cualquiera; las casas que construí donde vivieron otros; me desvelo añorando los gritos de los hijos de mis amigos…y vuelvo a estar solo en este cuarto, a sentirme solo: rodeado de desconocidos que son ahora mi familia, manchado de serrín y de pintura: construyendo juguetes de madera para los nietos de otros…


Y me consuelo recordándome abandonado en aquella casucha del campo, y ahora calentito en mi cama, la que me merecí por los años de trabajo.


Y siento que no estoy tan solo, aunque quizá en otra vida, juegue mis cartas de otra manera…






jueves, 9 de febrero de 2012

Miro, hacia dentro. Y escupo.

Pedacitos: trozos muy pequeños de una misma que se esparcen en la mesa y se respiran en el ambiente; son todos aquellos que formais mi día a día:

Hurgar con los dedos en lo profundo del ser.

Escurrir las palabras que brotan a borbotones por entre las costuras de la piel.

Apretar Lunas con las manos para que no duelan y reirlas cuando se me quedan en la garganta, como un nudo.

Dejarse vencer al sueño sin importar las babas, las muecas...o ese maldito capítulo sin terminar.

La amistad, el amor,la complicidad de los días...es cierto, vamos prosperando: contigo como amigo, con tus risas como amiga, con tus besos como amor, con tu ternura, como hijo...

Cada día las cosas más pequeñas lo son todo.
Y la Luna, cada vez más lejos cuando la miro, sin miedo.


http://youtu.be/aRu9Op5ryyo