jueves, 6 de septiembre de 2012

Texto de boda

Después de casi tres años, dos conviviendo juntos ya, os hemos traído aquí porque queremos compartir con vosotros la felicidad que nos aporta la decisión de unirnos en matrimonio.

Es una idea, que con los años que tenemos y las experiencias que nos han dejado surco, hemos madurado y sopesado mucho; y que seguro es la mejor decisión que hemos tomado juntos.

En mi caso, quiero agradeceros todo el apoyo que me habéis dado en todos los momentos duros por los que he tenido que pasar, circunstancias que después de estos años, me han traído hasta aquí y que parece que estaban escritas para llegar a este punto…tendré entonces que celebrarlo…después de todo… Agradeceros la paciencia y el cariño a mí y a mi hijo. Si hoy estamos los que estamos y hemos querido que estéis es porque el camino no ha sido fácil pero siempre he encontrado vuestra mano amiga, un consuelo o unas vacaciones juntos. Gracias Andrea.
Agradecer a nuestras familias, en mi caso porque han atravesado conmigo el bosque embrujado para llegar hasta aquí teniendo que sacar muchas veces la espada por mi para matar monstruos o para despejar el camino.
 Y por apoyar incondicionalmente cada una de mis decisiones, aún cuando estaban abocadas al fracaso. Os quiero!
Y agradecer a la familia de Ángel por tratarme y quererme como a una hija y aun nieto, por vuestra confianza y por los cubos de fruta, cangrejos y cariño.

Y por último quiero dedicarte a ti, Ángel un fragmento de Rita para proclamar que te quiero como un grito, porque como dice Antonio Gala “ para el que ama, proclamar que ama, aunque sólo sea ante él mismo, es una satisfacción tan grande casi como la del amor”: “ Será como un carnaval, de infinito placer sin igual, siempre juntos los dos vida mía…”