jueves, 21 de agosto de 2014

Time


A veces, es hora de retomar las cosas: cuando uno está vacío y quiere llenarse. O cuando uno está tan lleno que necesita vaciarse. Pero hay que retomar... Todos tenemos nuestros tiempos: esos tiempos en los que nos hallamos perdidos en un lapsus  entre lo que hacemos y lo que queremos hacer.

Yo siempre estoy mirando hacia lo que me gustaría hacer y al final dejas un montón de cosas por hacer, que en realidad quieres hacer pero no dedicarle el poco tiempo que tienes y que empleas en hacer otras...
En fin, que trato de retomar las cosas que me gustan, después de muchos meses sin decir nada, casi un año...
Me siento llena de nuevas experiencias.
Sólo me falta contarlas.
 
 
 

2 comentarios:

  1. Da vértigo asomarse a nuestras letras, si durante un tiempo las hemos dejado crecer solas. Porque siempre crecen, aunque no las miremos. La duda está en si habrán crecido hacia fuera, con raíces, o hacia dentro, con espinas.

    ResponderEliminar
  2. Siempre, de todo pasa cuando crecen ¿solas? nunca crecen solas, o sí! pero siempre con raíces y siempre con espinas, porque etán vivas y la vida es eso...
    Yo también te echaba de menos ;)

    ResponderEliminar