miércoles, 15 de septiembre de 2021

Explotar

 

Cerrar los ojos hasta el abandono de tus propios pensamientos. Apretar los parpados contra tus pupilas. Y cerrar todas las ventanas, no dejar ni una luz encendida. Hasta llegar a la abstracción. Dejar la mente en suspensión.

Y dejarse llevar por todas las emociones, por cada caricia, por la frescura de cada beso, por cada pequeño dolor…

Tocar el Sol. Acariciar las nubes, que se te cuelan por entre los dedos.

Lanzarse al vacío: dar un salto, como si volases. Como tirarse sin paracaídas, sin mirar abajo.

Gritar fuerte, como si estuvieras en un lugar en el que nadie puede oírte: sólo tú y tu sonido; hasta sacarlo todo de un rugido.

Bailar sin sentido, sin control, sin vergüenza. Cantar, por todo lo alto.

Oler a heno mojado, a tierra, a jazmín. Oler la sopa de tu madre, las galletas del horno. Oler a café recién hecho. Inspirar hondo, espirar lento.

Reír: reír de forma de descontrolada, a lo loco, a mandíbula abierta. Reír con todas las ganas, hasta rozar la locura, hasta el llanto.

Explotar contigo



viernes, 16 de julio de 2021

Ese instante

 


 

Ese instante en el que conecto lo que te pienso y te imagino, con lo que veo en la realidad de tenerte delante. Una realidad que dura siempre mucho menos de lo que soñamos en las horas interminables al otro lado del cristal: el que nos hace de cómplice, nos confronta, nos separa y nos une al mismo tiempo; como un espía inerte que no opina pero que sabemos que necesitamos y que estará siempre…

Ese instante en el que busco tus ojos entre la gente: la ilusión de saberlos cerca, de vivirlos para mí: buscando los míos… e imagino una sonrisa bajo las mascarilla y unos labios deseando besarme.

Ese instante en que me recuerdo a mi misma que hemos de vivir deprisa e intensamente lo que nos viene; de que he de saborear cada segundo porque me servirá luego de alimento cuando  te marches: como un rumiante que acumula a un lado para tener luego qué echarse a la boca y masticarlo despacio.

Ese instante en que se me agolpan mil conversaciones escritas y cientos de corazones de colores; otras tantas llamadas y horas y horas de sólo mirarnos sin poder tocar. Y entonces me rindo a la emoción de quererlo todo, deprisa, sin pausa.

Ese instante, del que te hablo a veces… es ese instante…


https://youtu.be/CP1FgGrvJHc

 

martes, 13 de julio de 2021

Tu boca

 

Tu boca:

 

Tu boca, como ese lugar de encuentro entre lo químico y lo virtual. Hace de piel y ganas todos los deseos. El sitio donde perderse en realidad. El objetivo de mis guerras las vencidas y las que deseo ganar a plomo.

Tu sonrisa, cuando sonríes. Esbozas una carcajada a medias, a veces completa como un arcoíris. Una sonrisa cuidada, ordenada, tan de verdad. Es la confianza de que todo va bien, la complicidad ajustada en un instante. Te ilumina la cara. 

Tus labios, sujetos en un enredo de gestos: medidos, repetidos, enmarcados. Como un puente entre mis ganas y nuestros encuentros; entre lo que empieza sosegado, como un mar en calma y termina como una marejada salvaje entre sábanas: de olas que te atrapan hacia adentro, sin control y te roban el tiempo y aplacan el deseo…

Tu boca, ese lugar, ese, donde podría quedarme para toda la vida.

 

https://www.youtube.com/watch?v=hkaRlT8OeO4